Estrellas que se estrellaron en la Liga MX

El paso gris y efímero del Mejor Jugador del Mundo en 2005, Ronaldinho, por los Gallos Blancos de Querétaro, es el reflejo de los pobres resultados que han dejado los últimos fichajes "bomba" que...
El paso gris y efímero del Mejor Jugador del Mundo en 2005, Ronaldinho, por los Gallos Blancos de Querétaro, es el reflejo de los pobres resultados que han dejado los últimos fichajes "bomba" que han llegado al fútbol mexicano.
 El paso gris y efímero del Mejor Jugador del Mundo en 2005, Ronaldinho, por los Gallos Blancos de Querétaro, es el reflejo de los pobres resultados que han dejado los últimos fichajes "bomba" que han llegado al fútbol mexicano.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Roque Santa Cruz llegó lesionado a México y terminó su pasó por la Máquina de la misma manera

El paso gris y efímero del Mejor Jugador del Mundo en 2005, Ronaldinho, por los Gallos Blancos de Querétaro, es el reflejo de los pobres resultados que han dejado los últimos fichajes "bomba" que han llegado al fútbol mexicano.

Pocos minutos, escasos goles, lesiones, indisciplinas y hasta problemas contractuales, han acompañado la breve marcha por el balompié nacional de los futbolistas que militaron en los últimos años con etiqueta de figuras, por ejemplo, y como el caso más reciente, el del delantero paraguayo, Roque Santa Cruz.

El atacante guaraní llegó lesionado a Cruz Azul en enero pasado y se marchó de la misma manera. Una lesión durante la pasada Copa América obligó al club celeste a prescindir del sudamericano y no registrarlo para el Apertura 2015, dejando un récord nada envidiable de nueve juegos jugados, 631 minutos y sólo cuatro goles con la camiseta cementera.

"Dinho" tuvo más oportunidades, sin embargo, dejaron más huellas sus actos de indisciplina. La más vista y recordada, fue cuando durante la Semifinal de Ida en Pachuca, abandonó en pleno partido la cancha del Estadio Hidalgo al ser sacado de cambio por Víctor Manuel Vucetich. El brasileño disputó 25 duelos, mil 634 minutos y anotó en ocho ocasiones.

Pachuca ha sido el club más afectado por la falta de rendimiento de estos fichajes. Entre el Apertura 2012 y el Apertura 2014, el conjunto de la Bella Airosa contrató a Raúl Tamudo, Nery Castillo, Fernando Cavenaghi y Diego Buonanotte, este último, incluso dejó el equipo en medio de acusaciones por la forma “unilateral” en la que la Directiva rescindió su contrato seis meses después de haber fichado. Diego jugó 10 partidos, 395 minutos y no marcó gol con la camiseta de los Tuzos.

El "Toro" Cavenaghi participó en 21 duelos, entre el Clausura y el Apertura 2013. Durante su estancia sólo anotó cuatro tantos, dos de ellos en un mismo partido, y sumó mil 395 minutos, dejando al equipo para regresar al River Plate de Argentina, el club de sus amores.

Nery Castillo fue otro de los que pasó inadvertido por el balompié mexicano. El ex seleccionado nacional jugó 21 duelos con las camisetas de Pachuca y León y tuvo mil 197 minutos, en los cuales no pudo marcar ni un gol.

Misma situación que ocurrió con el delantero español, Raúl Tamudo, que se fue sin hacerse presente en el marcador en la Liga, en la cual apenas tuvo 527 minutos en la cancha, dejando un efímero recuerdo de su paso por el fútbol mexicano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×