Ascenso MX, cobijo de dueños en líos legales

El Código de Ética con el que ha navegado el fútbol mexicano desde julio del 2012 parece no tener peso a la hora de aprobar cambios de nombre y sede en el Acenso MX,
 El Código de Ética con el que ha navegado el fútbol mexicano desde julio del 2012 parece no tener peso a la hora de aprobar cambios de nombre y sede en el Acenso MX,  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Los propietarios de Murciélagos y Cafetaleros cuentan con un historial de demandas mercantiles, civiles y laborales
  • Con ello, Enrique de Hita Yibale y Miguel Favela Galindo violan el Código de Ética de la FMF

El Código de Ética con el que ha navegado el fútbol mexicano desde julio del 2012 parece no tener peso a la hora de aprobar cambios de nombre y sede en el Acenso MX, pues los dos dueños a quienes se les permitió esto para el Apertura 2015 cargan con un historial de problemas legales y laborales.

Enrique de Hita Yibale, propietario de los Cafetaleros de Tapachula -antes Estudiantes de Altamira-, y Miguel Favela Galindo, dueño de los Murciélagos, -antes Irapuato- han estado envueltos en litigios -por lo menos en los últimos siete años-, con lo cual incumplen con el cuarto párrafo del Código de Ética, el cual señala:

"La actuación de toda persona involucrada en el fútbol no sólo está sujeta a cumplir los lineamientos y directrices que regulan al deporte, sino también a desempeñarse con ética, respeto, honestidad e integridad, tanto en su vida profesional como personal".

De acuerdo con documentos a los que Mediotiempo tuvo acceso, el pasado 31 de diciembre De Hita Yibale y la empresa Mexican Sea Inc., perdieron una demanda promovida por la Administración Integral Portuaria de Tuxpan, por la cual tuvieron que pagar poco más de 2 millones 300 mil pesos.

En 2008 fue condenado, a través de Altamira Fútbol Club S.A. de C.V., a liquidar cerca de 3 millones 200 mil pesos a la Promotora Deportiva y Cultural de Zacatecas S.A. de C.V., por una demanda mercantil interpuesta en 2005.

Además, en los últimos cinco años, las firmas Seabrex Rotterdam BV, Transportación Marítima Mexicana S.A. de C.V., IXE Automotriz S.A. de C.V., así como el Fiscal Víctor Jorge León Maldonado, uno de los funcionarios más cercanos a las investigaciones sobre las 43 personas desaparecidas en Ayotzinapa, también interpusieron demandas mercantiles y civiles en contra de De Hita, de acuerdo a información obtenida de una agencia de antecedentes legales.

En la parte deportiva, el equipo del empresario no tuvo listo su estadio para el comienzo del Apertura 2015, por lo que se reprogramaron sus primeros duelos de Ascenso y Copa MX.

El otro dueño metido en líos legales, Miguel Humberto Favela Galindo, de Murciélagos, también cuenta con ocho demandas mercantiles, de arrendamiento inmobiliario y laborales, como la interpuesta por uno de sus extrabajadores, Walter Ulisses Román Lugo, en febrero de este año, por la falta de pago.

Situación que es recurrente en el club del empresario sinaloense, y por la cual el portero Armando Navarrete decidió dejar al equipo para ser traspasado a los Cimarrones de Hermosillo para esta campaña.

En 2014 Favela Galindo envió a tres jugadores al Club Ulisses FC de la Primera División de Armenia, José Alpuche, César Morales y Carlos Stefano Rodríguez, primo de José de Jesús Corona, sin embargo, no recibieron ningún pago, por lo que Morales y Rodríguez se vieron obligados a regresar a México. Alpuche se quedó, pero cambió de equipo para percibir un salario.

Con todo y estos antecedentes, a ambos propietarios les permitieron mudar y cambiar el nombre a sus respectivos equipos, sin importar los problemas en lo que incluso se ven afectados los futbolistas.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×