'Dios es redondo'

El deporte nos apasiona y en Mediotiempo queremos compartir hasta el último de sus aristas con nuestros usuarios. Semana a semana, compartiremos contigo una sugerencia sobre libros de deportes.
El deporte nos apasiona y en Mediotiempo queremos compartir hasta el último de sus aristas con nuestros usuarios. Semana a semana, compartiremos contigo una sugerencia sobre libros de deportes.
 El deporte nos apasiona y en Mediotiempo queremos compartir hasta el último de sus aristas con nuestros usuarios. Semana a semana, compartiremos contigo una sugerencia sobre libros de deportes.
Ciudad de México -
  • Villoro no olvida a quienes han sufrido desde el terreno de juego la amarga cara de la derrota

El deporte nos apasiona y en Mediotiempo queremos compartir hasta el último de sus aristas con nuestros usuarios. Semana a semana, compartiremos contigo una sugerencia sobre libros de deportes.

Elegido como primer capítulo de esta serie de recomendaciones para quienes conjugan la pasión de leer y disfrutar de los partidos de fútbol, Dios es Redondo de Juan Villoro cumple con las más exigentes expectativas de quienes vamos a los estadios en busca de la perfección convertida en un balón.

Desde la explicación que da pie al título del libro, el autor sumerge a sus lectores en un ensayo del deporte rector de miles de pasiones y que año con año mueve millones de dólares en fichajes, patrocinios, marketing y por supuesto venta de periódicos así como visitas a sitios de internet.

Ocho capítulos en los que deambulan los nombres de los mejores jugadores del mundo y por supuesto los pasajes dedicados a las leyendas como Pelé y Diego Armando Maradona (a quien le dedica un capítulo entero).

Villoro no olvida a quienes han sufrido desde el terreno de juego la amarga cara de la derrota como lo ejemplifica con su relato de Moacyr Barbosa, el portero brasileño que atestiguó como el uruguayo Ghiggia se robaba el Mundial de 1950 para llevarlo al Río de la Plata.

Por sus páginas, en un tono de análisis pero con toques críticos, Dios es redondo recuerda en pleno 2015 a los llamado Galácticos del Real Madrid. Ese grupo de estrellas del fútbol que fue conformado con brasileños goleadores, un inglés de peinados “creativos”, un portugués desertor del máximo rival merengue y por supuesto un genio francés campeón del mundo.

Las charlas con Jorge Valdano agregan erudición desde el rectángulo verde y sólo nos queda esperar, como en la Liguilla del fútbol mexicano o como Alemania en 1990, el partido de vuelta, la revancha. Vamos, la segunda parte con los temas actualizados.

VILLORO Juan. Dios es redondo. Editorial Planeta. México. Primera edición 2006.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×