Infante, de Triqui a Tigre

Aureliano Ramírez Hernández es un niño pasional, con un coraje y determinación que refleja en su mirada y en la forma en que ejecuta cada ejercicio y jugada que le es indicada.
Infante, de Triqui a Tigre
Monterrey, Nuevo León -
  • Su corta estatura la compensa con esfuerzo y coraje, seguro de que jugará con los felinos

Aureliano Ramírez Hernández es un niño pasional, con un coraje y determinación que refleja en su mirada y en la forma en que ejecuta cada ejercicio y jugada que se le indicada.

Nunca ha estado en un partido de Tigres, no conoce a los jugadores felinos, pero tiene la seguridad de que algún día formará parte del equipo felino y jugará fútbol profesionalmente.

“Me gusta ser delantero, me gusta echar goles”, comenta sin intimidarse frente a la cámara y toma con naturalidad el micrófono, como si fuera para él una rutina dar entrevistas.

Hace apenas dos meses este pequeño Triqui comenzó a practicar el balompié y ya es de los finalistas en Fábrica de Garra, pues de inmediato llamó la atención de los visores y señala cómo le gusta jugar en la cancha.

“Sin zapatos, sin tenis, no me gusta andar con tenis porque cuando corro, no corro mucho”, ¿Eres más rápido descalzo? “Sí”, responde de inmediato.

Durante las pruebas y en el partido realizado batalló mientras portaba sus tachones, por lo que se los quitó y continuó con sus pies descalzos sobre el césped, pateando la pelota con naturalidad; tuvo que viajar ocho horas desde su casa y tampoco lo detiene la lejanía de sus padres quienes tuvieron que emigrar para buscar un mejor futuro para sus hijos, por lo que para él nada es imposible y así lo deja en claro: “Quiero jugar fútbol con los Tigres”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×