Corazón y futbol, vitamina del Gran Pez

A estas alturas, cuando muchos daban por escrita la historia, el Gran Pez sigue agonizante, pero recupera el color.
Vitamina del Gran Pez
Culiacán, Sinaloa -
  • Pese a estar desahuciados, Dorados no deja de pelear hasta el final
  • Descarrilaron a una Máquina muy vapuleada, dirigida por el soberbio Tomás Boy

Cuando José Guadalupe Cruz aceptó hacerse cargo del Gran Pez, lo encontró moribundo, agonizante y condenado. Tal parece que el tiempo no le será suficiente, pero al menos, las circunstancias y las cosas han cambiado en el camino, y se refleja dentro de la cancha.

A estas alturas, cuando muchos daban por escrita la historia, el Gran Pez sigue agonizante, pero recupera el color. Ahora respira por sus branquias carácter y futbol. Sus escamas están hechas en base a orden y buen futbol.

La gente de Culiacán se lo reconoce. Esos aficionados que dejaron de creer en el milagro, pero igual siguen yendo al Banorte cada 15 días, despidieron del campo al "Profe", quien volvió a dar otra lección en la cancha.

La cátedra fue otro duro golpe al desalmado Cruz Azul, del soberbio Tomás Boy. A pesar de haber sido beneficiados por un error arbitral, no fueron capaces de reaccionar y demostrar que, ocasionalmente, los que califican a Cruz Azul de ser un equipo con "atole" en las venas, se equivocan. Un penal que pudo significar el despertar celeste fue desperdiciado.

En cambio, el Profe y sus muchachos, volvieron a descarrilar a una Máquina muy vapuleada por el paso de los años. Todo ello gracias al trabajo del técnico de Huetamo, Michoacán. Tal parece que Pitágoras no le sonreirá a Dorados por mucho tiempo, pero le sobra corazón para luchar hasta el final.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×