Atlante existe gracias a una vaca

Y es que fue la venta de una vaca que pertenecía a Refugio Pérez, uno de los hermanos que fundó al Atlante, la que le entregó sus primeros uniformes al cuadro azulgrana.
 Y es que fue la venta de una vaca que pertenecía a Refugio Pérez, uno de los hermanos que fundó al Atlante, la que le entregó sus primeros uniformes al cuadro azulgrana.
Ciudad de México -
  • Una vaca sirvió para proveer los primeros uniformes del Potro de Hierro

La historia del Atlante estuvo presente en los festejos por el centenario del cuadro azulgrana. Parte del contingente que realizó una marcha desde el Ángel de la Independencia hasta la esquina en la que se fundó el equipo en 1916, no faltó quien recordará que los Potros de Hierro deben gran parte de su historia a una vaca.

Y es que fue la venta de una vaca que pertenecía a Refugio Pérez, uno de los hermanos que fundó al Atlante, la que le entregó sus primeros uniformes al cuadro azulgrana. En el lejano 1916 cuando las calles de la hoy colonia Condesa eran llanos de terracería, los hermanos Pérez tuvieron que vender una vaca que era de su propiedad para equipar al Atlante, situación que durante la marcha por los 100 años del equipo fue recordada justo sobre el mismo lugar donde esa vaca se desarrolló.

Con una pancarta en la que se lee: “El Atlante existe gracias a una vaca”, don Jesús no dudó en recordarle a todos los seguidores que acudieron a al celebración una de las tantas anécdotas que tiene el equipo en su centenario de historia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×