Relato de Tampico: 'llegaron al vestidor llorando'

'Fue terrible'. La violencia de este domingo en Tampico durante la Final de Segunda División impidió que los Potros de la UAEM disfrutaran el título y con esa frase es como el entrenador Omar...
 'Fue terrible'. La violencia de este domingo en Tampico durante la Final de Segunda División impidió que los Potros de la UAEM disfrutaran el título y con esa frase es como el entrenador Omar Ramírez resume los incidentes.
Ciudad de México -
  • El DT de los Potros UAEM relató los incidentes vividos en Tampico

'Fue terrible'. La violencia de este domingo en Tampico durante la Final de Segunda División impidió que los Potros de la UAEM disfrutaran el título y con esa frase es como el entrenador Omar Ramírez resume los incidentes.

Sin trofeo hasta este lunes por la tarde porque al final del juego se canceló la ceremonia, lo que hubo fue jugadores que de la cancha corrieron a refugiarse en el vestidor, al que llegaron llorando los otros futbolistas y miembros del cuerpo técnico que estuvieron en el palco.

“Los golpearon y llegaron al vestidor de nosotros llorando”, contó el DT. “Les dieron patadas, les dieron golpes en el rostro”.

Apenas terminó el juego, de la tribuna volaron objetos que libraron los que jugaron. Pero el fisiatra, el segundo auxiliar, el psicólogo, el encargado de grabar los partidos y algunos familiares vivieron la peor parte.

Ramírez lamentó que no hubo seguridad suficiente y que al llegar al estadio ni siquiera podían bajar del autobús por las intimidaciones.

“Lo que sí se vio fueron algunos aficionados que nos protegieron, incluso jugadores del equipo de Tampico pero fue gente contada porque ni la directiva del equipo Tampico enfrentó la situación”, agregó.

“Policías federales o estatales o soldados o Marina como lo habían dicho no había y, si los había, había muy pocos”.

En el hotel volvió la normalidad gracias a algunas llamadas del Rector de la UAEM. Fue hasta ahí cuando les llegó seguridad y pudieron adelantarles el vuelo de vuelta a Toluca, a donde llegaron esta mañana.

“El miedo que tuvimos no fue para menos, ya lo que deseábamos era estar acá”, expresó.

Por todo ello, el plantel mexiquense recibiría hasta esta tarde el trofeo que debieron levantar sobre la cancha y no en la rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×