Santos 3-1 Olimpia... Torreón debuta con victoria

Santos de Torreón arranco la Concachampions con una victoria sobre el Olimpia de Honduras, con goles de Oribe Peralta, Juan Pablo Rodríguez y Carlos Darwin Quintero.
 Al minuto 29, Oribe Peralta adelantó a Santos.  (Foto: Notimex)
Torreón, Coahuila -
  • Santos usó cuadro de lujo
  • La vuelta se juega el 3 de agosto
  • Peralta sigue de goleador

La historia fue tal como la imaginó Diego Cocca que no dio lugar a los excesos de confianza y se decidió por mandar una alineación de lujo. Esto con la intención de sacar una ventaja que le pueda resultar cómoda para el partido de vuelta. El único movimiento en relación con la formación que jugó el sábado contra Pachuca fue el de la incrustación de Carlos Darwin Quintero en la delantera, quien abrió el espacio fue el mediocampista Rodolfo Salinas. Y la goleada se le hizo realidad gracias a Oribe Peralta, Juan Pablo Rodríguez y el colombiano Carlos Darwin Quintero que firmaron las tres dianas guerreras, mientras que por los pupilos de Danilo Tosello fue Brayan Beckeles el autor del de la honra. 3 por 1 fue el marcador final. Con esto, los laguneros tienen un pie dentro de la ronda de  grupos de la Concachampions ya que solamente les falta completar la obra en el de vuelta, que se jugará el 3 de agosto en el estadio Tiburcio Carías de Tegucigalpa, Honduras. Aún así, los Guerreros batallaron al momento de ir al frente debido a que los catrachos se pararon con dos líneas de 4 dentro de su propio terreno, lo que enfrío el juego lagunero que no pudo disparar directo a gol hasta el minuto ´12 cuando José María Cárdenas soltó un fogonazo desviado de la portería de Donis Escober. Trabado, duro y ríspido, así fue el encuentro en sus primeros minutos, las posturas de ambos equipos, Santos ofensiva y Olimpia defensiva, provocó la anulación de poderes lo que hizo escasear las emociones dentro de la cancha. La primera que se puede decir clara de gol de los visitantes fue hasta el 24 y fue a base de una triangulación que terminó Alexander López con remate que salió por arriba del travesaño santista. El “Cepillo” Peralta levantó despertó al público al intentar una “chilenita” al recibir centro del Iván Estrada, de ahí en más poco o nada hubo en la cancha hasta que finalmente se abrió la puerta: Daniel Ludueña filtró pase para Oribe Peralta que aguantó la embestida del rival y en base a fuerza física lo superó, alcanzó a puntear la pelota y venció a Escober para ponerle algo de justicia al marcador. El gol le vino bien al juego que creció en intensidad puesto que los hondureños se vieron obligados a arriesgar un poco más, lo que fue bien aprovechado por los de verde y blanco para mandar pases a profundidad y meter en aprietos a sus rivales. Suárez, Ludueña, Quintero y Peralta comenzaron a lucir conforme fueron tomando confianza al sentirse cómodos con los espacios que se empezaron a mostrar. Transcurrió el tiempo y el partido no mejoró. Lo que predominó fue el cerrojo hondureño a pesar de ir abajo en el marcador, ya que un gol de desventaja no les resulta del todo malo para la vuelta. El árbitro salvadoreño Joel Aguilar estuvo atento en cada jugada y no fue la excepción al señalar una mano en el área de Oliver Morazán, el penalti fue claro y sacó la amarilla para el centroamericano. Juan Pablo Rodríguez cobró acertadamente y amplió la cuenta a 2 por 0. Y cuando apenas se estaban acomodando los Leones, Carlos Darwin Quintero se fugó por derecha, disparó de fuera del área para cruzar al portero y decretar la goleada de 3 goles contra 0. Los felinos descontaron al ’66 en un tiro de esquina en el que la zaga lagunera falló en la marca por lo que Brayan Beckeles remató libremente para poner el de la honra. Esto los motivó y  se decidieron a ir al frente con mayor ímpetu, la figura de Oswaldo Sánchez apareció finalmente. Por su parte, Santos se dedicó a jugar a lo ancho de la cancha, encontrando una buena asociación entre sus jugadores y haciendo correr de más a sus rivales. Con paciencia supieron esperar el momento ideal para atacar y exigir a Escober, que tuvo que esforzarse al máximo para impedir una goleada más amplia todavía, y así fue hasta que se pitó el silbatazo final.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×