Hacen eco aficionados celestes

Ni el pequeño dispositivo de seguridad, ni la advertencia de que no habría acceso para nadie, desalentaron a los aficionados de Cruz Azul, quienes comenzaron a llegar media hora antes de las 17:00...
 Ni el pequeño dispositivo de seguridad, ni la advertencia de que no habría acceso para nadie, desalentaron a los aficionados de Cruz Azul, quienes comenzaron a llegar media hora antes de las 17:00 horas.  (Foto: Karina Xicotencatl)
Estadio Azul -
  • En la puerta 1 algunos aficionados estuvieron presentes

Ni el pequeño dispositivo de seguridad, ni la advertencia de que no habría acceso para nadie, desalentaron a los aficionados de Cruz Azul, quienes comenzaron a llegar media hora antes de las 17:00 horas para montar sobre las paredes de las construcciones aledañas los trapos con leyendas de apoyo para La Máquina. Esta tarde no hubo firma de autógrafos de Las Celestes, tampoco aparecieron las porristas de Boinas Rojas, sólo jugadores, medios de comunicación y algunos trabajadores del estadio se asomaron tímidamente por los túneles de acceso. Las calles solitarias confunden a la costumbre, al rio de gente que uno debe de sortear para llegar a la butaca asignada. En casa los revendedores, los vendedores de banderas, los cocineros y meseros de los puestos de comida rápida, los pintacaritas, las "Chelas", las pizzas, todos están en casa lamentando que la epidiemia de Influenza Humana les esté pegando en el bolsillo precisamente en una época ya complicada por la crisis económica que todos aguantan como mejor pueden. Hoy cerca de la Puerta 1 del Estadio Azul, sólo se escucha el eco de una afición que se niega a ver hundirse el barco celeste y sigue gritando con la esperanza de que su canto llegue a los oídos de los cementeros, sin embargo, pasando los muros de la casa cementera las palabras se pierden y quedan en un eco difícil de decifrar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×