Canales recibió nueve goles en tres partidos

Francisco Canales ha sido un portero que se ha ganado la confianza del técnico, Ricardo La Volpe, pero la fortuna no visitó su portería esta noche. El escritor mexicano, Juan Villoro, escribió...
 Francisco Canales ha sido un portero que se ha ganado la confianza del técnico, Ricardo La Volpe, pero la fortuna no visitó su portería esta noche. El escritor mexicano, Juan Villoro, escribió "que Fortuna es una Diosa escurridiza".  (Foto: Notimex)
Estadio Jalisco -
  • De los cinco goles de este duelo en ninguno tuvo la culpa Paco Canales, pero la impotencia nadie se le quita

Francisco Canales ha sido un portero que se ha ganado la confianza del técnico, Ricardo La Volpe, pero la fortuna no visitó su portería esta noche. El escritor mexicano, Juan Villoro, escribió "que Fortuna es una Diosa escurridiza", pero esta noche fue textual. Se escurrió o le tuvo miedo a la tenue lluvia que cayó en Guadalajara o le dio miedo enfermarse de la influenza humana y por eso desamparó a Francisco Canales. Este portero fue castigado de forma grosera en los últimos partidos. Es que Ante Toluca supo aguantar el empate a cero, fue una noche buena ante los Diablos, pero después, tanto el portero como la zaga rojinegra dejaron lagunas, o como se dice en el barrio hicieron agua y se llevaron nueve goles en dos semanas. El partido ante Morelia era del Atlas hasta el minuto 70; después los Purépechas dieron cuenta de los Zorros y les hicieron tres goles en diez minutos. El Atlas demostraba cuál es su punto débil. Pero la culpa no fue toda de Canales, pues Hugo Ayala e Ismael Fuentes no pudieron hacer más por su arco y el desenlace en tierras que cabalgó Morelos fue funesto. Esta noche, el primer tiempo daba bríos y esperanza; después todo fue ausencia. Fue una goleada inolvidable de parte de los Tuzos y Francisco Canales cerró mal el Clausura. De los cinco goles de este duelo en ninguno tuvo la culpa Paco Canales, pero la impotencia nadie se le quita. A ningún portero le gusta que en su primera temporada se le recuerde por haber encajado tantos goles. La solvencia defensiva de este equipo fue un espejismo. La realidad golpeó al Atlas, que soñaba con Liguilla y cuando quiso reaccionar necesitaban seis goles para mantener la ilusión.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×