Indios, un equipo que no es de aquí ni de allá

Cruzar la frontera esperando cumplir con el sueño americano es una constante en Ciudad Juárez. Debido a la situación en la ciudad la mayoría de los habitantes ha optado por mover su vida al país...
Cruzar la frontera esperando cumplir con el sueño americano es una constante en Ciudad Juárez. Debido a la situación en la ciudad la mayoría de los habitantes ha optado por mover su vida al país del norte.
 Cruzar la frontera esperando cumplir con el sueño americano es una constante en Ciudad Juárez. Debido a la situación en la ciudad la mayoría de los habitantes ha optado por mover su vida al país del norte.  (Foto: Diana Pérez)
Estadio Olímpico Benito Juárez -
  • Mexicanos y ‘gringos’ se identifican con el equipo

Cruzar la frontera esperando cumplir con el ‘sueño americano’ es una constante en Ciudad Juárez. Debido a la situación en la ciudad la mayoría de los habitantes ha optado por mover su vida al país del norte. Cuando el sol comienza a salir empiezan a atestarse los puentes fronterizos de hombres, mujeres y niños que sólo duermen en Juárez, pues estudian, trabajan y comen en el Paso, Texas. Por las noches regresan a Juárez, y entonces el ciclo vuelve a iniciar. Pero el día del partido la vida en los puentes fronterizos cambia. Los mexico-americanos, se han enamorado del equipo; su vida es mejor en el país del norte, y eso lo aceptan sin problema, pero Indios les ha robado el corazón; por ende cada que el equipo juega consiguen boletos para venir a suelo mexicano y apoyar al equipo fronterizo. Los hijos de padres mexicanos, pero americanos por nacimiento, han encontrado en el cuadro de Juárez un respiro y pasión, el futbol estaba ajeno a sus vidas, pero poco a poco fueron palpándose de la forma en cómo viven los mexicanos el futbol y terminaron por enamorarse, por ello pagan hasta 100 dólares por cada entrada. Pero no sólo los que tienen sangre mexicana han encontrado en el equipo un refugio, también lo han hecho así los estadounidenses. El futbol difícilmente genera pasión en los americanos, pero en el Paso, Texas no se habla más que de los Indios y poco a poco eso ha inmiscuido a otro tipo de público. Unos cientos de personas cruzan los puentes fronterizos con la camiseta de los Indios, la bandera hondeando y los boletos en mano, Indios es ya un equipo que cruzó fronteras, que ya no es de aquí ni es de allá, sino que se encuentra en territorio neutral. “Porque Indios es un equipo de todos, que tiene un corazón enorme y que le ha dado mucha alegría a una ciudad que tanto lo necesita”, expresó Ramón Rodríguez, trabajador de la aduana que tendrá que ver el partido por televisión porque no consiguió permiso para cambiar su horario de trabajo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×