La afición universitaria cerró la noche con música y cánticos

El frío que caló los huesos de los aficionados auriazules y tuzos que tuvieron la fortuna de empaparse hasta los calcetines, mismo que fue reemplazado por calorcito al momento de abandonar el...
El frío que caló los huesos de los aficionados auriazules y tuzos que tuvieron la fortuna de empaparse hasta los calcetines, mismo que fue reemplazado por calorcito al momento de abandonar el Estadio Olímpico Universitario.
 El frío que caló los huesos de los aficionados auriazules y tuzos que tuvieron la fortuna de empaparse hasta los calcetines, mismo que fue reemplazado por calorcito al momento de abandonar el Estadio Olímpico Universitario.  (Foto: Karina Xicotencatl)
Estadio Olímpico Universitario -
  • Se instalaron ocho camiones para transportar de forma gratuita a los aficionados

El frío que caló los huesos de los aficionados auriazules y tuzos que tuvieron la fortuna de empaparse hasta los calcetines, mismo que fue reemplazado por calorcito al momento de abandonar el Estadio Olímpico Universitario ya que para salir del inmueble tuvieron que apretujarse para atravesar alguna de las escasas puertas que se abrieron para desalojar a la gente. Una vez en la explanada externa los diferentes grupos de animación de los Pumas de la UNAM comenzaron a reunir a sus compañeros al ritmo de los tambores y de los cantos pegajosos. Las banderas de festejo en lo alto invadieron los pasos peatonales invitando al que pasara por ahí a unirse a la fiesta. En las inmediaciones los puestos en los cuales se venden artículos de los universitarios comenzaron a embolsar playeras, sudaderas y botargas a cambio de las monedas y billetes de la afición ansionsa por adquirir un recuerdo de esta noche. Para aquellos que no encontraron taxi y para los que se quedaron cortos con el cambio debido a la ronda de bebidas para refrescar la garganta después de cantar y cantar, se instalaron ocho camiones para transportar de forma gratuita a todo aquel que deseara llegar al metrobús. Poco a poco el lugar se fue vaciando y la noche quedó de nueva cuenta en silencio esperando la próxima oportunidad para festejar una victoria.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×