A ritmo de reggaetón, los Tuzos se prepararon al partido

Poco antes de que el reloj marcara las cinco de la tarde, el camión de Pachuca arribó al Estadio Hidalgo en medio de la algarabía de su afición y sin ningún contratiempo. A las 17:10 fue el turno...
 Poco antes de que el reloj marcara las cinco de la tarde, el camión de Pachuca arribó al Estadio Hidalgo en medio de la algarabía de su afición y sin ningún contratiempo. A las 17:10 fue el turno para el autobús de los universitarios.  (Foto: Notimex)
Pachuca, Hidalgo -
  • Pumas y Pachuca llegaron sin problemas al Huracán

Poco antes de que el reloj marcara las cinco de la tarde, el camión de Pachuca arribó al Estadio Hidalgo en medio de la algarabía de su afición y sin ningún contratiempo. A las 17:10 fue el turno para el autobús de los universitarios, y aunque el camión tuvo problemas para entrar, los aficionados de los Tuzos que estaban postrados en la puerta de acceso se comportaron con tranquilidad y sólo uno que otro insulto fue el que les dio la bienvenida a los dirigidos por Ricardo Ferretti. El acceso al estadio en la parte que lleva a los vestidores y recibe a todos los invitados especiales, se volvió un mar de gente, pues no dejaron de entrar familiares de los jugadores Tuzos o de los visitantes, así como conocidos de ambas Directivas y hasta de los árbitros. Nadie quiso perderse la Final y aunque no tuvieran boletos, aficionados de los hidalguenses se colgaron de la malla que divide al estadio de la calle y desde ahí trataron de mandarle su buena vibra a los jugadores. En el vestidor de los Tuzos todo era una fiesta, el acceso era resringido, sólo los jugadores, Cuerpo Técnico y Directiva podían entrar; pero desde las afueras del vestidor se dejó escuchar las carcajadas de los jugadores; la música de reggaetón fue la encargada de amenizar la larga espera para que el partido de la Final diera inicio. El ritmo no faltó en el refugio de los hidalguenses y hasta una que otra rola de salsa sudamericana reventaba los vidrios del vestidor. A las afueras de la guarida felina el silencio fue notable, su vestidor estuvo mucho más discreto que el de los de casa. En las tribunas del estadio la fiesta tampoco se dejo esperar y a ritmo de “Aserejé”, hip hop y hasta las cancions de Selena le dieron el toque a las tribunas para que los aficionados se movieran ante los diferentes ritmos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×