Bienvenido &#039Conejo&#039

Tuvo que pasar un año para que Óscar Pérez regresara al Estadio Azul, ya había enfrentado a La Máquina vistiendo la playera de los Tigres, pero no había regresado a casa.
Tuvo que pasar un año para que Óscar Pérez regresara al Estadio Azul, ya había enfrentado a La Máquina vistiendo la playera de los Tigres, pero no había regresado a casa.
 Tuvo que pasar un año para que Óscar Pérez regresara al Estadio Azul, ya había enfrentado a La Máquina vistiendo la playera de los Tigres, pero no había regresado a casa.  (Foto: Agustín Cuevas)
Estadio Azul, Ciudad de México -
  • La afición celeste recordó con cariño a su ex portero

Tuvo que pasar un año para que Óscar Pérez regresara al Estadio Azul, ya había enfrentado a La Máquina vistiendo la playera de los Tigres, pero no había regresado a casa. Un día antes del jugeo el arquero arribó a la Ciudad de México con los nervios que da un regreso. Volvería a pisar el Estadio Azul y ver a su gente, sólo que esta vez no buscaría algo a favor de su causa, sino todo lo contrario. Trataría, en contra de su historia, ser el villano para los cementeros, el hombre que impidiera que el balón cruzara la meta que defendería, pues su profesionalismo le exigía buscar quedar en cero a favor de los Jaguares. Cuando el portero suplente de los chiapanecos, Edgar Hernández, salió a calentar justo debajo de la porra “Sangre Azul” de inmediato le cayeron los insultos y hasta uno que otro emvase de plástico, el “ese no es un portero, es una pu.. de cabaret” retumbó para darle la bienvenida. Óscar Pérez desde el túnel pudo escuchar cómo recibieron a su compañero, entonces decidió salir a la cancha junto con el equipo esperando ver la reacción de la gente que lleva en el corazón. La bienvenida no pudo ser mejor, la barra celeste no olvidó el pasado del ‘Conejo’ y mucho menos que con él lograron el último título de Liga, entonces con un emotivo “Se llama Óscar Pérez y es el más chingón”, recibieron al hoy arquero chiapaneco. Óscar emocionado y un tanto sorprendido por el recibimiento se volteó hacia la tribuna y con una mano en el corazón y con la otra señalándolos agradeció el gesto que tuvieron para recibirlo. Ya iniciado el juego no se metieron con él, lo respetaron en todo momento, hasta cuando se vio bien evitando que su marco cayera.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×