¿Y el Lastras para cuándo estará terminado?

Desde 1999 el Alfonso Lastras abrió sus puertas para albergar partidos de futbol; la construcción que comenzó en el 98 y terminó un año después dejó vislumbrar un inmueble de primer nivel, el...
Desde 1999 el Alfonso Lastras abrió sus puertas para albergar partidos de futbol; la construcción que comenzó en el 98 y terminó un año después dejó vislumbrar un inmueble de primer nivel, el proyecto era sumamente ambicioso.
 Desde 1999 el Alfonso Lastras abrió sus puertas para albergar partidos de futbol; la construcción que comenzó en el 98 y terminó un año después dejó vislumbrar un inmueble de primer nivel, el proyecto era sumamente ambicioso.  (Foto: Notimex)
Estadio Alfonso Lastras -
  • El estadio sufrió un ligero sobrecupo

Desde 1999 el Alfonso Lastras abrió sus puertas para albergar partidos de futbol; la construcción que comenzó en el 98 y terminó un año después dejó vislumbrar un inmueble de primer nivel, el proyecto era sumamente ambicioso. Tener un estadio con tres niveles de palcos, dos pantallas gigantes, un restaurante para 2 mil personas así como un centro de convenciones era el sueño de los dirigentes potosinos y del propio Gobierno del Estado que apoyó el proyecto. Sin embargo, han pasado ya más de 10 años y el estadio sigue estando en “obra negra”. El tercer nivel de los palcos aún no se ha terminado, las pantallas no existen y el restaurante y centro de convenciones parecen ser sólo sueños guajiros. La crisis o quizá la falta de apoyo por parte de la iniciativa privada han mermado los trabajos de construcción para terminar el inmueble que según se prometió sería uno de los mejores del país. De hecho el estadio sigue siendo insuficiente para su afición, sobre todo cuando equipos como el América se presentan en su cancha. Hoy cuando las Águilas se midieron ante el San Luis el estadio se vio con un ligero sobrecupo sobre todo en las áreas de cabecera. Había gente parada en los pasillos y escaleras, así como en la parte superior del inmueble, justo después de los asientos; la mayoría con su casaca de los de Coapa. En las tribunas sólo hubo un pequeño espacio con la finalidad de proteger a la afición de la porra que llegó desde el Distrito Federal apoyando a las Águilas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×