La Liebre pasó de noche

La floja entrada en el Estadio Azul esta tarde para disfrutar del duelo entre La Máquina y los Rayados de Monterrey no es sorpresa.
La floja entrada en el Estadio Azul esta tarde para disfrutar del duelo entre La Máquina y los Rayados de Monterrey no es sorpresa.
 La floja entrada en el Estadio Azul esta tarde para disfrutar del duelo entre La Máquina y los Rayados de Monterrey no es sorpresa.  (Foto: Karina Xicotencatl)
Estadio Azul -
  • Los aficionados no le hicieron mucho caso a la máscota

La floja entrada en el Estadio Azul esta tarde para disfrutar del duelo entre La Máquina y los Rayados de Monterrey no es sorpresa. Los cementeros deberán hacer mucho más que eliminar a un disminuido rival tico para ganarse el privilegio de jugar con estadio lleno. Poquitos pero gritones, los seguidores de Monterrey llegaron para instalarse a la cabecera de la porra visitante custodiados por unos 50 elementos de Seguridad Pública. A pesar de los esfuerzos de los grupos de animación por “prender” a la afición... nada resultó, ni el baile moderno del grupo de Las Celestes quienes hoy estan de manteles largos ya que han llegado a las 200 actuaciones en la grama del Estadio Azul. Desde el túnel de los locales le dieron un empujoncito a La Liebre, la mascota del equipo que tenía como enmmienda levantar a la afición, la pobre liebre lo intentó por escasos cinco minutos y regresó para esconderse en su madriguera. Primero fue presentado por el sonido local y llegó un minuto de silencio en lugar de una carretada de aplauzos. La simpática botarga se instaló en el medio campo para organizar una porra y justo cuando sus regordetes dedos llegaron al número tres...silencio. La operación no tuvo éxito y por ello, La Liebre decidió interrumpir a uno de los reporteros de la televisora de casa en pleno enlace, acción que no le pareció muy graciosa al de la televisora del Ajusco. Así, se brincó el listón que separa a los fotógrafos del campo de juego e intentó animar a los seguidores que se encuentran detrás de las bancas y nada...a la pobre no le quedó mas que retirarse a su camerino no sin antes darle la mano al delantero César Villaluz.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×