La entrada al Nemesio Díez, una difícil aduana

Entrar al Infierno no es tarea sencilla porque las revisiones en la puerta son exhaustivas para que la afición no ingrese alimentos ni objetos peligrosos a la tribuna que después puedan ser...
Entrar al Infierno no es tarea sencilla porque las revisiones en la puerta son exhaustivas para que la afición no ingrese alimentos ni objetos peligrosos a la tribuna que después puedan ser arrojados a la cancha.
 Entrar al Infierno no es tarea sencilla porque las revisiones en la puerta son exhaustivas para que la afición no ingrese alimentos ni objetos peligrosos a la tribuna que después puedan ser arrojados a la cancha.  (Foto: Héctor Cruz)
Estadio Nemesio Díez de Toluca, México -
  • Decenas de artículos son decomisados por seguridad
  • Desde manzanas hasta botellas de yogurt

Entrar al Infierno no es tarea sencilla porque las revisiones en la puerta son exhaustivas para que la afición no ingrese alimentos ni objetos peligrosos a la tribuna que después puedan ser arrojados a la cancha.

Después del cateo de ley, las guardias de seguridad que revisan exclusivamente a las mujeres, les piden que abran sus bolsos, que de por sí siempre es un enigma lo que contienen, para verificar lo que hay dentro y apoderarse de lo prohibido.

Posteriormente, en una bolsa que cargan a la cintura, ingresan los artículos decomisados, que pueden ser desde una manzana, hasta una botella de perfume, sin pasar por alto decenas de dulces de todo tipo o botellas de yogurt.

Una vez realizada la “limpia”, las guardias le permiten el paso a las mujeres, quienes previamente ya protestaron por los objetos decomisados, algunos de ellos iban a ser el desayuno en la tribuna, sin embargo, la seguridad es primero en el Nemesio Díez.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×