Los Badillo, una herencia azul en tierras tapatías

No hay forma de que la inmensa familia Badillo no llame la atención a los alrededores del Estadio Jalisco. Una familia que se dio cita para apoyar a Cruz Azul ante los Zorros del Atlas.
 No hay forma de que la inmensa familia Badillo no llame la atención a los alrededores del Estadio Jalisco. Una familia que se dio cita para apoyar a Cruz Azul ante los Zorros del Atlas.  (Foto: Juan Téllez)
Estadio Jalisco -
  • El amor por La Máquina en seis generaciones

No hay forma de que la inmensa familia Badillo no llamara la atención a los alrededores del Estadio Jalisco. Desde el padre de familia, pasando por su mujer, que en este caso es su Auxiliar Técnico, y sus cuatro hijos visten con orgullo la casaca de La Máquina. La familia Badillo se pasó con anticipación por las calles aledañas al estadio. Los infantes se veían contentos, y cómo no, si serán testigos de un partido de sus héroes. Verán en vivo y a todo color al equipo que enloquece al papá y que a ellos los tiene ataviados de color cielo esperando a que el balón comience a rodar. Alberto Badillo se ve joven, aún no pasa los 30, pero tiene una fuerte responsabilidad a las espaldas, ya que no sólo tiene que brindarle el sustento a su familia, sino hacer que el dinero ajuste para traer a todos a este espectáculo sabatino. La más grande de la familia tiene siete años, después viene otro de seis; una niña sonriente y platicadora dice que ella tiene cuatro y detrás de ella, el más chico del clan tiene casi tres años. Lo raro es que estos niños ni de broma vieron Campeón a su Cruz Azul, pues cuando Hermosillo y Palencia levantaban el trofeo en León hace doce años (1997), sus papás aún ni se conocían. La tradición familiar pesa y en este caso mucho. La afición celeste se renueva en Guadalajara, que por mucho es un fuerte bastión de La Noria y para muestra ahí queda la fotografía.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×