Prendió Xoloitzcuintles a su afición con triunfo

El Clásico del Noroeste, entre Xoloitzcuintles del Club Tijuana ante los Dorados de Sinaloa, fue disfrutado por toda la afición que se dio cita en el Estadio Caliente para presenciar el partido...
El Clásico del Noroeste, entre Xoloitzcuintles del Club Tijuana ante los Dorados de Sinaloa, fue disfrutado por toda la afición que se dio cita en el Estadio Caliente para presenciar el partido correspondiente de la Jornada 13 del Apertura 2009.
 El Clásico del Noroeste, entre Xoloitzcuintles del Club Tijuana ante los Dorados de Sinaloa, fue disfrutado por toda la afición que se dio cita en el Estadio Caliente para presenciar el partido correspondiente de la Jornada 13 del Apertura 2009.
Tijuana, Baja California -
  • Xoloitzcuintles demostró que en su territorio él manda, gana a Dorados uno por cero

El Clásico del Noroeste, entre Xoloitzcuintles del Club Tijuana ante los Dorados de Sinaloa, fue disfrutado por toda la afición que se dio cita en el Estadio Caliente para presenciar el partido correspondiente de la Jornada 13 del Torneo de Apertura 2009 de la Liga de Ascenso del futbol mexicano. No hay por qué ocultar que una parte considerable de la población fronteriza corresponde a personas oriundas de Sinaloa, por ello, hoy se encontraron entre la espada y la pared a la hora de ponerse de lado de un equipo. Sin embargo, pudo más la tierra que los ha visto sufrir, llorar, caer y reponerse y así, el Estadio Caliente vibró hoy más que cualquier otro día gracias a miles de seguidores que se unen con el equipo en las buenas y en las malas y que poniéndose la camiseta rojinegra agradecen a la tierra de Tijuana su hospitalidad. Pero, no faltó el negrito en el arroz que no le importó llevarle la contra a sus compadres y aún así  se puso la camiseta de los dorados; acción que le causó la rechifla del estadio. El sinaloense hoy no fue cantado para los jugadores dorados, quienes sólo escucharon los ladridos de la afición más perra, para con ello defender su territorio. El árbitro también fue partícipe del enojo de los tijuanenses; con las irregularidades, las faltas marcadas a favor del visitante y las no marcadas para los perros aztecas. La afición rojinegra no pudo ocultar la pasión futbolera y no hizo falta más que chiflidos para que el silbante entendiera las inconformidades de Tijuana. La gota que derramó el vaso, fue la expulsión de César Gradito, lo que le valió al árbitro que la afición enfureciera para después poco a poco recuperar la calma y el aliento. Después vendría una genialidad de Gastón Otreras que sería rematada por Juan Carlos Núñez, para marcar el único tanto del partido en el alba del cotejo. Así se vivió el partido de Tijuana contra Dorados, un partido que demostró el poder de convocatoria de los Xoloitzcuintles y que pese a las adversidades demuestran que pueden salir adelante con un gran juego y sobre todo la victoria en casa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×