Augura afición un buen resultado para Xoloitzcuintles

No hay mejor regalo para Xoloitzcuintles del Club Tijuana que la calidez de su gente, esa afición que hace caso omiso a los fracasos y que sabe que su equipo ahora no fallará.
 No hay mejor regalo para Xoloitzcuintles del Club Tijuana que la calidez de su gente, esa afición que hace caso omiso a los fracasos y que sabe que su equipo ahora no fallará.  (Foto: Jessica Zamora)
Estadio Caliente -
  • Siguen los tijuanenses apoyando la lucha a la clasificación
  • Fanáticos confían en el juego de los perros aztecas

No hay mejor regalo para Xoloitzcuintles del Club Tijuana que la calidez de su gente, esa afición que hace caso omiso a los fracasos y que sabe que su equipo ahora no fallará. Poco a poco Tijuana se ha ido comprometiendo con su equipo. Se nota en un estadio que no se cansa de gritar, de cantar y de alentar a sus jugadores; seguramente hoy no será la excepción pues, ya se comienza a llenar la perrera faltando aún tiempo para que comience el encuentro contra los Rayos del Necaxa. Y es que, aficionados rojinegros gustan de la fiesta previa al partido, de los múltiples regalos que llegan a dar patrocinadores y sobretodo la sana convivencia familiar. Se ha convertido ya en una tradición asistir partido tras partido al Estadio Caliente, se aprecian más niños vistiendo con orgullo la camiseta rojinegra poniendo el ejemplo de un verdadero fanático. La afición preocupada se pone a dar pronósticos alentadores, mientras otros esperan con ansias el silbatazo inicial. Adrian Zermeño guardameta canino, piensa en los vestidores en sacarse la “espinita” de aquel partido que enfrentaron en la pretemporada contra el Necaxa; seguramente, buscará en demostrarle a la afición con grandes atajadas y mucho esfuerzo que lo de aquella tarde, el 1-0, fue tan solo un mal partido. La “Masakre”, la porra de los Xolos, repasando los cánticos espera su turno para hacer su entrada triunfal a la perrera más grande del mundo, mientras, dentro del recinto ya están los “Cachorros”, y  la “Perrada” entonando el gol de que de llegarse a dar hará vibrar a toda la ciudad. La afición está nerviosa, pues se enfrentan con un grande, un equipo al que la estadística y la trayectoria lo tienen más que favorecidos. Los nervios recorren el cuerpo de los rojinegros, piensan sin quererlo, en una posible derrota; no quieren sufrir ni llorar. Faltan todavía 90 minutos para poder descifrar si los caninos piensan en la Liguilla o esperan al 2010 para dar una mejor actuación. Los necaxistas van llegando al estadio para poder disfrutar a su equipo e ilusionarse con una victoria que los llevaría a consolidarse en la clasificación, se van reuniendo creando en las gradas una mancha rojiblanca. El cariño tijuanense tendrá que ser más poderoso ante unos hidrorrayos que vinieron de Aguascalientes con todo y porra.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×