Tijuana despidió a sus Xolos con empate

Al unísono de los gritos y las aclamaciones de la ciudad fronteriza, los Xoloitzcuintles del Club Tijuana salieron a dar su último partido del Apertura 2009 de la Liga de Ascenso del futbol mexicano.
 Al unísono de los gritos y las aclamaciones de la ciudad fronteriza, los Xoloitzcuintles del Club Tijuana salieron a dar su último partido del Apertura 2009 de la Liga de Ascenso del futbol mexicano.  (Foto: Jessica Zamora)
Estadio Caliente -
  • El cuadro tijuanense no verá acción hasta enero de 2010

Al unísono de los gritos y las aclamaciones de la ciudad fronteriza, los Xoloitzcuintles del Club Tijuana salieron a dar su último partido del Apertura 2009 de la Liga de Ascenso del futbol mexicano. Con pocas llegadas se vivieron los inicios del encuentro, pero fue ya para llegar al minuto 8, que una mano clara de los Freseros del Irapuato, dentro del área, despertó el enojo de la afición rojinegra; al ser pasada por alto por el árbitro central. Invadía la preocupación al pueblo tijuanense, pues auguraban un mal partido para sus perros aztecas. Mientras los rojinegros trataban de ser un buen rival para Irapuato, en las tribunas no faltó el que ya planeaba los ajustes que debería hacer el equipo de Tijuana para el Bicentenario 2010, pero hubo otros que aprovecharon los 90 minutos para hablar de negocios y sólo se detenían cuando escuchaban a la afición emocionarse ante una gran llegada de Victor Piriz o Raúl Enríquez. Los primeros 45 minutos interesantes culminaban, donde Xoloitzcuintles no logró definir ninguna llegada. Mientras, el señor Gutiérrez se deleitaba con el espectáculo del medio tiempo y el desfile de las edecanes, su señora comentaba las ansias con que espera enero para volver a ver jugar a sus “Xolos” como ella los llama. “Yo sé que para el próximo año nos vamos a reponer”, dijo. Iniciaba el segundo tiempo con más emoción, pues ahora quedaba menos tiempo para que la fanaticada pudiera cantar el gol, sin embargo, no perdían la fe de ver a su escuadra triunfar, a pesar de que la Trinca Fresera jugaba también a ganar. Hoy los perros aztecas no pudieron ver la victoria, aunque sí lograron dar un buen partido con el que llenaron de júbilo y energía a sus porras. Con una emoción de pie, la ciudad de Tijuana despidió a los Xolos, diciendo no un adiós sino un hasta luego. 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×