El Estadio Morelos celebró el romper ayuno de Liguilla

La Liguilla regresó al Estadio Morelos después de dos años y medio, el cuadro purépecha y el técnico Tomás Boy le están regalando a la afición que colmó las butacas del inmueble moreliano una...
 La Liguilla regresó al Estadio Morelos después de dos años y medio, el cuadro purépecha y el técnico Tomás Boy le están regalando a la afición que colmó las butacas del inmueble moreliano una tarde llena de futbol y de emociones fuertes.  (Foto: Notimex)
Estadio Morelos -
  • Desde temprano grupos de fans se reunieron para organizar la tarde de futbol

La Liguilla regresó al Estadio Morelos después de dos años y medio, el cuadro purépecha y el técnico Tomás Boy le están regalando a la afición que colmó las butacas del inmueble moreliano una tarde llena de futbol y de emociones fuertes.

Ante Santos Laguna, los purépechas se juegan la vida pues tienen el deseo en la piel de clasificar a Semifinales y en dicha batalla sus seguidores los alientan con cánticos, aplausos y los infaltables ¡oles!, para elementos como Luis Sandoval, Hugo Droguett y Wilson Tiago, tres jugadores que han dominado a lo largo y ancho el espectáculo en la cancha.

La afición en las cabeceras del Morelos son las que han tenido mayor actividad, pues Oswaldo Sánchez se lanza una y otra vez para detener los arribos rojiamarillos y la porra, no tiene un momento de paz, pues igual aplaude que grita para solicitar a la distancia alguna tarjeta amarilla para el rival.

Incluso la escasa porra visitante se une a la fiesta, con sus globos blancos y verdes, cantan para despertar a los Guerreros que siguen sin conseguir un gol para acercarse al marcador que los tiene a un paso de la eliminación pues le conjunto de La Fuerza ya tiene en la bolsa la mitad de la clasificación a Semifinales con los goles de Tiago y Sabah.

MOISÉS MUÑOZ LE DA LA BIENVENIDA A OSWALDO

Segundos antes de ocupar la portería correspondiente, el guardameta de Monarcas Morelia, Moisés Muñoz, buscó antes que a nadie a su compañero de profesión Oswaldo Sánchez, quien le dio un fuerte abrazo y un apretón de manos.

La charla duró poco pero alcanzó el tiempo para que “Moi” le abrazara una vez más tras contarle alguna anécdota que hizo reír al guardameta santista.

Ambos jugadores se desearon suerte para el duelo de esta tarde en el que Sánchez ha tenido más trabajo que Moisés, por lo menos en 45 minutos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×