Ambos equipos llegaron sin contratiempos al Azul

Los héroes de las canchas, que escenificarán la guerra deportiva entre Cruz Azul y Morelia, arribaron más que puntuales al escenario de la batalla, al coloso de la colonia Nochebuena, al Estadio Azul.
Los héroes de las canchas, que escenificarán la guerra deportiva entre Cruz Azul y Morelia, arribaron más que puntuales al escenario de la batalla, al coloso de la colonia Nochebuena, al Estadio Azul.
 Los héroes de las canchas, que escenificarán la guerra deportiva entre Cruz Azul y Morelia, arribaron más que puntuales al escenario de la batalla, al coloso de la colonia Nochebuena, al Estadio Azul.  (Foto: Karina Xicotencatl)
Estadio Azul -
  • Los purépechas sintieron el rechazo de la afición celeste
  • Los cruzazulinos se emocionan con la posibilidad de otra final

Los héroes de las canchas, que escenificarán la guerra deportiva entre Cruz Azul y Morelia, arribaron más que puntuales al escenario de la batalla, al coloso de la colonia Nochebuena, al Estadio Azul. Los purépechas fueron los primeros en acudir a la cita, aproximadamente a las 15:20 horas arribaron en un autobús a la Puerta 1 del Azul, donde a través de las rejas de protección y seguridad, recibieron cualquier cantidad de insultos y abucheos por parte de la afición celeste que aguardaba a los suyos. Sin duda, Miguel Sabah fue el que más críticas y rechazo se llevó por parte de los cementeros, quienes no olvidan su paso por La Máquina y aquella frase que dijo tras un partido ante el América y que hacía alusión a que a veces les daba cierto temor enfrentar a las Águilas y por ello acumulaban tantos partidos sin poder vencerlos. Pero también Tomás Boy y los demás miembros michoacanos fueron atizados con chiflidos y recordatorios familiares, para hacerlos sentir que en la casa celeste no son bienvenidos y que ese recibimiento sólo era un pequeña prueba de lo que verían en la cancha ante los cruzazulinos. En cambio la llegada del equipo celeste, alrededor de 15 minutos después de que lo hiciera Morelia, fue pasional, amorosa, entregada, por parte de la afición, quien se ilusiona con la posibilidad de llegar a una nueva final en el futbol mexicano y de ahora sí romper el maleficio que cargan los cruzazulinos como una pesada losa de concreto sobre la espaldas, por los ya más de 10 años sin conseguir un campeonato. La afición celeste que aguardaba detrás de las rejas de protección enloqueció al ver a su equipo, los aplaudió, les dio gritos de apoyo, se extasió de sólo ver a hombres como Emmanuel Villa, César Villaluz, Gerardo Torrado, Christian Riveros o Jesús Corona. Los artífices de la batalla llegaron puntuales y sin contratiempos a la arena, donde en poco tiempo más se brindarán y lucharán por defender sus colores y tratar de darle una alegría a su gente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×