Guerra fresera en Irapuato

La capital mundial de la fresa se paralizó. Los poco más de 520 mil habitantes de la localidad que pertenece a Guanajuato pararon actividades para ver la Final de la Liga de Ascenso. Desde muy...
La capital mundial de la fresa se paralizó. Los poco más de 520 mil habitantes de la localidad que pertenece a Guanajuato pararon actividades para ver la Final de la Liga de Ascenso. Desde muy temprano la seguridad comenzó a postrarse en el estadio.
 La capital mundial de la fresa se paralizó. Los poco más de 520 mil habitantes de la localidad que pertenece a Guanajuato pararon actividades para ver la Final de la Liga de Ascenso. Desde muy temprano la seguridad comenzó a postrarse en el estadio.  (Foto: Notimex)
Estadio Sergio León Chávez -
  • Se recomendó a los locales cercanos al inmueble cerrar por precaución

La capital mundial de la fresa se paralizó. Los poco más de 520 mil habitantes de la localidad que pertenece a Guanajuato pararon actividades para ver la Final de la Liga de Ascenso. Desde muy temprano la seguridad comenzó a postrarse en el estadio y por la radio y televisión se avisó que las principales avenidas que desembocan en el Sergio León Chávez serían cerradas.

El motivo no era menos, su equipo jugaría la Final pensando en dar el primer paso rumbo a la Primera División. Por la radio se pidió tomar las precauciones necesarias, pues el partido era de catalogado como de alto riesgo; de hecho, los lugareños recuerdan que en partidos donde Irapuato no ha logrado conseguir el triunfo deseado las cosas se salen de control, y seudoaficionados desvalijan los locales cercanos.

A los taxistas se les pidió no acercarse al inmueble desde las cinco de la tarde y a los locales cercanos se les recomendó cerrar, pues aunque tratarían de garantizar la seguridad, no era un hecho que lo lograran sobre todo si el equipo no lograba remontar el 1-0 que se trajo en contra del Estadio Victoria, en el primer duelo frente a Necaxa.

La afición fresera comenzó a formarse desde las 16:30 de la tarde para poder entrar sin problemas al inmueble, a las afueras la reventa no se presentó, pues la demanda fue tal que los boletos que los revendedores consiguieron pudieron venderlos con antelación.

Con policía montada, patrullas y elementos de seguridad a pie, el estado trató de que el ambiente fuera familiar; sin embargo la excesiva venta de cerveza en los locales que están afuera del Sergio León comenzaron envalentonar a los freseros.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×