Gran despliegue de medios de comunicación en el Estadio Azul

Entre los puestos de comida, en la tienda del Aficionado Azul, en los centros comerciales aledaños al Estadio Azul, en el techo y en los estacionamientos, los medios de comunicación aprovechan...
 Entre los puestos de comida, en la tienda del Aficionado Azul, en los centros comerciales aledaños al Estadio Azul, en el techo y en los estacionamientos, los medios de comunicación aprovechan cualquier hueco para instalar cámaras y micrófonos.  (Foto: Notimex)
Estadio Azul -
  • Al menos hay una decena de reporteros y camarógrafos recorriendo las inmediaciones

Entre los puestos de comida, en la tienda del Aficionado Azul, en los centros comerciales aledaños al Estadio Azul, en el techo y en los estacionamientos, los medios de comunicación aprovechan cualquier hueco para instalar cámaras y micrófonos.

La Gran Final del futbol mexicano tiene a la prensa deportiva de cabeza, cabe señalar que el Departamento de Prensa del club Cruz Azul recibió al menos 50 peticiones de medios foráneos de comunicación para cubrir el duelo entre La Máquina y los Rayados de Monterrey, sin embargo, la logística se complicó y por ello la Federación Mexicana de Futbol se vio obligada a rechazar la mayoría de las solicitudes.

Ello no impidió a los que se quedaron fuera hacer su trabajo, ya que desde temprano llegaron para estacionar las unidades móviles para realizar enlaces en vivo a sus lugares de origen.

LA TRIPLETA ARBITRAL LLEGÓ EN UNA CAMIONETA NEGRA

Gran revuelo causó la llegada al Estadio Azul de la tripleta arbitral que actuará hoy en la vuelta de la Final del Apertura 2009 entre Cruz Azul y Monterrey.

Cerca de las 15:35 horas y en medio de un auténtico río de aficionados cementeros, Marco Antonio Rodríguez descendió de una camioneta negra con un traje y corbata en el mismo tono, detrás de él sus auxiliares José Luis Camargo, Alberto Morín Méndez y José Alfredo Peñaloza, le seguían muy de cerca para no perderse en el camino.

“¡Puto,Puto!, ¡Nos nos vayas a robar “Chiquimarco”, ¡Arriba el azul!, ¡Expulsa a Baloy!”, eran algunos de los gritos que la afición que casi fue arrollada por un vehículo, le gritaba al silbante del Máximo Circuito que le metió velocidad al descenso para ingresar al inmueble, siempre asistido por los elementos de Seguridad Pública que se revolvían para empujar a los transeúntes a un costado de la calle.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×