Navarrete volvió a las canchas

Era el 22 de septiembre de 2009 cuando un salto cambió el futuro inmediato a Armando Navarrete. El arquero suplente de las Águilas estaba entrenando como un día cualquiera en Coapa, de repente,...
Era el 22 de septiembre de 2009 cuando un salto cambió el futuro inmediato a Armando Navarrete. El arquero suplente de las Águilas estaba entrenando como un día cualquiera en Coapa, de repente, sintió una molestia en la rodilla que le impidió seguir.
 Era el 22 de septiembre de 2009 cuando un salto cambió el futuro inmediato a Armando Navarrete. El arquero suplente de las Águilas estaba entrenando como un día cualquiera en Coapa, de repente, sintió una molestia en la rodilla que le impidió seguir.  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca -
  • El arquero jugó con la Sub-20 de las Águilas

Era el 22 de septiembre de 2009 cuando un salto cambió el futuro inmediato a Armando Navarrete. El arquero suplente de las Águilas estaba entrenando como un día cualquiera en Coapa, de repente, sintió una molestia en la rodilla que le impidió seguir con la práctica y días después no pudo salir a la banca en el juego frente a Estudiantes de la Jornada 8. Había jugado cuatro partidos haciendo suplencias a la figura de Guillermo Ochoa, el titular del equipo, pero no pudo hacerlo más debido a que los doctores terminaron por definir que Armando necesitaba ser operado de la rodilla. En el 2004 Navarrete había sufrido la misma lesión, el procedimiento fue el mismo, el arquero fue operado en Houston y estuvo casi un año fuera, pues el trabajo de rehabilitación fue largo y doloroso. Sin embargo en su segunda experiencia cambió de Doctor, fue operado en Guadalajara por Rafael Ortega y seis meses después el arquero ya logró reaparecer. No lo hizo con el primer equipo, pero regresó al Estadio Azteca, se calzó los botines, se puso los guantes y se tomó la foto oficial con el equipo de la categoría Sub-20. Navarrete no pudo aparecer con un triunfo, pues los Tuzos del Pachuca terminaron por meterle dos goles y las Águilas sólo hicieron uno;  sin embargo, lo más importante para el arquero es que volvió a agarrar la pelota y sentir la adrenalina de un juego de futbol, esperando estar listo dentro de tres semanas cuando Ochoa ya no aparezca en la puerta y Armando tenga que tomar su lugar. Por lo pronto, en la banca del primer equipo, Hugo González espera ansioso poder debutar, aunque quizá para ello el tiempo no esté a su favor.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×