El 'Huracán' tardó en poblarse

Sólo ocho equipos, de los 19 que pelean en la Primera División, pueden tener el privilegio de jugar una Liguilla y pelear por el título, sólo ocho aficiones del futbol nacional pueden disfrutar de...
Sólo ocho equipos, de los 19 que pelean en la Primera División, pueden tener el privilegio de jugar una Liguilla y pelear por el título, sólo ocho aficiones del futbol nacional pueden disfrutar de la magia que en la Fiesta Grande se vive.
 Sólo ocho equipos, de los 19 que pelean en la Primera División, pueden tener el privilegio de jugar una Liguilla y pelear por el título, sólo ocho aficiones del futbol nacional pueden disfrutar de la magia que en la Fiesta Grande se vive.  (Foto: Diana Pérez)
Estadio Hidalgo -
  • Una mala planeación hizo que el Hidalgo no pesara

Sólo ocho equipos, de los 19 que pelean en la Primera División, pueden tener el privilegio de jugar una Liguilla y pelear por el título, sólo ocho aficiones del futbol nacional pueden disfrutar de la magia que en la Fiesta Grande se vive. Sin embargo, no todos se lanzan a las taquillas para pelear por un boleto y ser testigos de las batallas. En el Estadio Hidalgo, la afición de los Tuzos no pesó como debe pesar un equipo cuando le toca el turno de ser local; pero no todo fue su culpa. La Directiva del equipo hidalguense, con motivo de la Final de Concachampions, que el equipo terminó ganando a mitad de semana, puso los boletos a $300 en la zona de general y $400 en plateas, el costo era mucho, pero incluía el partido de este sábado frente a Monterrey. El problema radicó en que fue la afición celeste abarrotó el estadio el miércoles pasado; en las tribunas eran pocos los hidalguenses que se hicieron presentes y ello originó la mala entrada del primer partido de los Cuartos de Final, pues los cruzazulinos se llevaron el boleto que les fue entregado en las taquillas del inmueble. Al final el estadio fue teniendo una mejor entrada, pero muy lejos del lleno, a pesar de que se duplicó el público tuzo que el miércoles fue testigo de cómo su equipo se convirtió en Campeón de la Concachampions. Al final la porra de Rayados ocupó una esquina en el Hidalgo y sus gritos eran tan fuertes que fueron apagados sólo por el sonido local, quien decidió subir el volumen del himno del Pachuca.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×