La Comarca es un infierno

El nuevo Territorio Santos Modelo abrió sus puertas en punto de las 17:00 horas, para dar inicio a la fiesta de la Final del futbol mexicano, la primera de los Guerreros en su nueva casa.
El nuevo Territorio Santos Modelo abrió sus puertas en punto de las 17:00 horas, para dar inicio a la fiesta de la Final del futbol mexicano, la primera de los Guerreros en su nueva casa.
 El nuevo Territorio Santos Modelo abrió sus puertas en punto de las 17:00 horas, para dar inicio a la fiesta de la Final del futbol mexicano, la primera de los Guerreros en su nueva casa.  (Foto: Diana Pérez)
Nuevo Estadio Corona -
  • La temperatura oscila entre los 36 grados centígrados
  • 'Ya me ví Campeón, y tú', es la campaña que trata de alentar al equipo lagunero

El nuevo Territorio Santos Modelo abrió sus puertas en punto de las 17:00 horas, para dar inicio a la fiesta de la Final del futbol mexicano, la primera de los Guerreros en su nueva casa. La afición de La Comarca se preparó desde temprano para vivir con intensidad la pelea por la corona; nada detuvo a la afición de Torreón, ni los poco más de 36 grados centígrados que se sintieron cuando las puertas se abrieron. Los noticieros y programas de revista transmitieron desde la casa de Santos para así adentrar a la afición al partido que se celebrará hoy por la noche. Con playeras y cánticos se le dio impulso a la campaña que el equipo dirigido por Rubén Omar Romano lanzó: “Ya me ví campeón, y tú?”. Las playeras y bandas para la cabeza con la leyenda comenzaron a venderse como pan caliente, los precios oscilaron entre los 20 y 100 pesos. La afición de Coahuila poco a poco fue llegando al inmueble, pues tomó sus precauciones debido a que en el duelo pasado, de la Semifinal, frente a Morelia, un trayecto de 10 minutos en automóvil podía durar hasta una hora. La fiesta comenzó amenizada por las distintas edecanes que posaron sin problemas con las decenas de aficionados que les pedían una fotografía; todo mientras los intensos rayos del sol caían con fuerza. La temperatura logró sobrepasar los 36 grados, el aire era pesado y sofocante, el piso ardía y por ello buscar una sombra era indispensable para poder resistir la intensidad del clima. Con botellas de agua en mano la afición trató de calmar los estragos del calor, aunque claro, la mayoría lo tomó como el pretexto perfecto para comenzar a chelear, pues el elixir de la cebada servía para refrescar. El lleno está garantizado, la afición poco a poco comienza a tomar su lugar. A las afueras pocos son los boletos que se cotizan en la reventa, pues la mayoría ya tiene su entrada para ser testigo de la fiesta del futbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×