El lenguaje de La Sangre Azul

El futbol no sería lo que es sin el apoyo de los aficionados, que cada semana se dan cita a los estadios para alentar e impulsar con sus porras, ovaciones y cánticos a su equipo favorito.
El futbol no sería lo que es sin el apoyo de los aficionados, que cada semana se dan cita a los estadios para alentar e impulsar con sus porras, ovaciones y cánticos a su equipo favorito.
 El futbol no sería lo que es sin el apoyo de los aficionados, que cada semana se dan cita a los estadios para alentar e impulsar con sus porras, ovaciones y cánticos a su equipo favorito.  (Foto: Ana Belén Ortiz)
Estadio Azul. -
  • La Sangre está integrada por 5 mil seguidores cementeros
  • Los "Tulticoachas" son un grupo afiliado a La Sangre

El futbol no sería lo que es sin el apoyo de los aficionados, que cada semana se dan cita a los estadios para alentar e impulsar con sus porras, ovaciones y cánticos a su equipo favorito. Los 18 clubes de la Primera División del futbol mexicano cuentan cada uno con uno o varios grupos de seguidores, a los cuales conocemos por barras y éstas a su vez tienen un nombre propio que las diferencia de las otras. Cruz Azul tiene dos barras importantes, a parte de las familiares, integradas en su mayoría por jóvenes que hacen el gasto para comprar sus entradas al Estadio Azul y dejar la garganta y el alma en cada encuentro de La Máquina. La Sangre Azul es una de ellas, formada por alrededor de 5 mil aficionados celestes, mismos que viven en diferentes barrios en los cuatro puntos cardinales de la Ciudad de México y del interior de la República. Uno de los barrios que integran La Sangre Azul es el de Tulticoachas, es decir, jóvenes oriundos de los Municipios de Tultitlán y Coacalco en el Estado de México, el cual consta de aproximadamente 50 afiliados. Esta barra cementera maneja un lenguaje no verbal que los distingue, pues como coloquialmente se dice pintan "barrio" en las dos señas que así los identifican como fieles seguidores de La Máquina. Así lo expicó el "Kanalla", uno de los miembros de La Sangre Azul de Tulticoachas, quien orgulloso posó para las cámaras haciendo estas dos señales, de las cuales la primera forma una "L" y una "S" y la segunda sólo representa una "S", ambas correspondientes a La Sangre. El "barrio" o lenguaje no verbal entre los hinchas de cada equipo es una forma de comunicación e identificación con los colores, la pasión y el amor bien arraigados por una camiseta.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×