Querétaro, bastión del americanismo

Aunque se dice que equipos como América siempre juegan de local, por el gran poder de convocatoria que tienen en cada estadio y cada plaza que visitan, nunca este enunciado tuvo tanta razón como...
 Aunque se dice que equipos como América siempre juegan de local, por el gran poder de convocatoria que tienen en cada estadio y cada plaza que visitan, nunca este enunciado tuvo tanta razón como cuando las Águilas visitan Querétaro.
Estadio Corregidora, Querétaro -
  • Gran entrada de aficionados águilas en la casa de Gallos
  • En este estadio las Águilas se coronaron ante Pumas en la temporada 84-85

Aunque se dice que equipos como América siempre juegan de local, por el gran poder de convocatoria que tienen en cada estadio y cada plaza que visitan, nunca este enunciado tuvo tanta razón como cuando las Águilas viajan a Querétaro. Y es que la cercanía de la ciudad queretana con la Ciudad de México, así como la gran migración de habitantes capitalinos en las últimas dos décadas a dicho estado, hacen que la afición americanista sea muy grande y que eso se refleje directamente en el Estadio Corregidora. Justamente en este inmueble, las Águilas se coronaron en la Temporada 1984-85 en aquella Final de tres partidos ante Pumas, que se resolvió para los americanistas en tierras queratanas y que marcó la rivalidad de ambas escuadras a la postre. Aunque la gente queretana siempre apoya los colores de Gallos Blancos, esta tarde los americanistas han llegado por miles y en las tribunas se mezclaron en lo que parece una entrada muy pareja entre azulcremas y queretanos. El Corregidora se debate entre el amarillo de los visitantes y el azul y negro de los locales, que esta tarde hicieron una gran entrada, que seguramente llegará al tope de los poco más de 40 mil gargantas que le caben la casa de Gallos. Desde que algunas americanistas se asomaron y pisaron la cancha, la rechifla apareció, pero también una gran ovación al mismo tiempo, lucha de poder a poder entre los antagonistas asistentes a este duelo de la quinta jornada del futbol mexicano.

Guillermo Ochoa fue el primero en aparecer en escena para calentar y por lo mismo levantó pasiones, a favor y en contra, pero sabedor de que está bien cobijado en la tribuna, aplaudió hacia los asistentes en amarillo, levantó las manos y el Corregidora al instante se convirtió en un hervidero.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×