Se terminó el idilio celeste

El romance que inició en la Jornada 1 del Apertura 2010 esta noche llegó a su fin. Aficionados, Directiva, Cuerpo Técnico y jugadores de Cruz Azul habían creado un frente que parecía imposible de...
 Los cementeros veían el festejo de Pumas.  (Foto: Notimex)
Estadio Azul -
  • La afición que confío en Cruz Azul terminó por increpar a los jugadores
  • La gente que llenó el estadio Azul comenzó a irse tras el segundo gol de Pumas

El romance que inició en la Jornada 1 del Apertura 2010 esta noche llegó a su fin. Aficionados, Directiva, Cuerpo Técnico y jugadores de Cruz Azul habían creado un frente que parecía imposible de vulnerar y que sólo se conformaría al alcanzar el ansiado objetivo, el título del futbol mexicano. Sin embargo, toda aquella armonía, ilusión y sueño se fue al traste en tan sólo 90 minutos. Todo aquello que la escuadra de Enrique el "Ojitos" Meza no había sufrido, esta noche apareció para terminar con una temporada de ensueño y que de nueva cuenta volvió a decepcionar a millones de aficionados. Los 39 puntos, el liderato general, la marcha perfecta en casa y el extraordinario futbol que practicó Cruz Azul a lo largo de 17 jornadas hoy no aparecieron y terminaron por llevar a la desesperación a algunos cementeros. De hecho, al momento de que los jugadores abandonaron el inmueble de la colonia Noche Buena unos 30 aficionados los esperaron para increparlos y reclamarles por el accionar de esta noche. Gritos como "Gánense su salario", "Les da miedo ser campeones, ser el número uno" y "Son unos mediocres", fueron la constante entre aquellos aficionados que mostraban una combinación de tristeza y molestia, mientras trataban de acercarse al camión que transportaría a su equipo al hotel de concentración. De hecho, un par de aficionadas al Cruz Azul trataron de quemar una bandera celeste, aunque la intervención de las autoridades no dejó crecer el acto y rápidamente fue sofocado. Aún así algunos aficionados siguieron lanzado playeras y banderas contra el camión de Cruz Azul, siendo Horacio Cervantes y Néstor Araujo los jugadores más asediados por las quejas. De esa forma, tan sorpresiva y decepcionante, terminó la armonía y el sueño que construyeron miles de aficionados en su mente. Terminó todo para Cruz Azul este año y nada, absolutamente nada cambió con respecto a los 13 años que lleva la institución celeste sin conocer la gloria del futbol mexicano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×