Vive Archundia con nervios y emoción su última Liguilla

Con un elegante traje negro, una amplia sonrisa y un trato siempre amable, Armando Archundía salió del Estadio Tecnológico esta noche, luego de pitar el juego de vuelta de los Cuartos de Final...
Archundia fue el árbitro central.
 Archundia fue el árbitro central.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico -
  • Dijo que disfruta sus últimos partidos como silbante con el mismo entusiasmo como si fuera la primera vez
  • Aceptó que es complicado dejar la profesión que tanto ama

Con un elegante traje negro, una amplia sonrisa y un trato siempre amable, Armando Archundía salió del Estadio Tecnológico esta noche, luego de pitar el juego de vuelta de los Cuartos de Final entre Monterrey y Pachuca. El silbante mexiquense de 44 años de edad vive en esta Liguilla del Apertura 2010 la última de su carrera de árbitro, pues al finalizar este torneo pondrá fin a su trayectoria profesional de 25 años. Al abandonar la casa de los Rayados, tras el empate 3-3 entre regiomontanos y Tuzos, el nazareno dijo que vivió este duelo con los mismos nervios y la emoción como si fuera el primero. "Cuesta mucho hacerse a un lado, pero todos los ciclos se cumplen y veo que el mío se está cumpliendo" "Los partidos de Liguilla siempre son emocionantes. Estoy viviendo esta Liguilla con la misma emoción que cuando fue la primera, con el mismo entusiasmo, los mismos nervios, pero con la misma disposición y entrega que he tenido siempre, así lo voy a seguir haciendo hasta que lo considere la Comisión de Árbitros", expresó el juez central del duelo en la cancha del Tec. Archundia, quien es el árbitro que ha pitado más Finales de Liga en el futbol mexicano, tuvo una destacada actuación esta tarde, por lo que no es de extrañar que pueda estar presente en el partido decisivo en la disputa por el título de esta competencia. Señaló que decirle adiós a las canchas ha sido una decisión difícil, pero que seguirá aportando su experiencia dentro del gremio de silbantes. "Es complicado porque uno que ama tanto esta profesión y tener que dejar es difícil, cuesta mucho hacerse a un lado, pero todos los ciclos se cumplen y veo que el mío se está cumpliendo y hay que tomarlo como tal. Sabemos que vamos a estar dentro del mismo gremio, entonces se tomó esta decisión y hay que estar tranquilo". La decisión de dejar el silbato se había programado para concluirla después del Mundial de Sudáfrica, sin embargo, la aplazó un poco para cumplirla hasta que concluyera la vigencia de su gafete internacional de FIFA, mismo que posee desde el año de 1993. "La decisión se tomó con la familia para después de la Copa del Mundo, pero optamos por terminar bien este ciclo de árbitro internacional y ahora a disfrutar del tiempo con la familia".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×