En el Azul se vivió una 'guerra de porras'

Sin duda la afición siempre le da sabor a un partido de futbol. Si en el terreno de juego no hay espectáculo, por lo menos los aficionados saben cómo levantar el ambiente, por lo menos hasta donde...
Los aficionados respondieron a la grandeza del juego.
 Los aficionados respondieron a la grandeza del juego.  (Foto: Notimex)
Estadio Azul -
  • Las barras de animación de Pumas y Cruz Azul le dieron gran ambiente al encuentro
  • El Estadio Azul se convirtió en un escenario donde albergó adrenalina y pasión

Sin duda la afición siempre le da sabor a un partido de futbol. Si en el terreno de juego no hay espectáculo, por lo menos los aficionados saben cómo levantar el ambiente, por lo menos hasta donde se les permita; pero cuando se cuenta con un buen juego, la atmósfera se vuelva apasionante.

Y es que mientras celestes y auriazules se entregaban en la cancha por obtener el triunfo, en las tribunas se vivió un gran ambiente, lo cual favoreció el ánimo del encuentro entre dos equipos que en los últimos años se han señalado como rivales a vencer.

De norte a sur y de sur a norte, las voces de las barras de animación se levantaron para llevar a cabo una guerra de porras. En la cabecera norte del Estadio Azul, donde siempre se ubica la porra de La Máquina, se desbordó adrenalina y pasión cada que su equipo se iba al frente en el marcador.

Por cada gol en contra, la afición felina ubicada en la cabecera sur, bajaba sus decibeles al grado de que los locales fueron más escuchados. Sin embargo,  los once hombres universitarios en el terreno de juego respondieron con goles, haciendo que el grupo de animación de Pumas retomó el ánimo inicial, incluso hasta lo rebasó.

Cuando el marcador se encontraba igualado a tres goles, el Estadio Azul se convirtió en un concierto, con todo tipo de emociones, por lo que con la cooperación de ambos grupos de animación, el cotejo obtuvo un alto nivel de intensidad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×