Entre mentadas de madre, el 'Chelís' regresó al Cuauhtémoc

En una de las historias más esperadas del torneo, José Luis Sánchez Solá regresó a la tierra que lo vio nacer como Director Técnico.
 Recorrió el estadio que alguna vez fue su casa.  (Foto: Juan Manuel Terán)
Estadio Cuauhtémoc -
  • El entrenador de Estudiantes no se inmutó por los improperios de la gente poblana
  • Se ubicó a sólo dos palcos de su acérrimo enemigo, Ricardo Henaine, dueño del Puebla

En una de las historias más esperadas del torneo, José Luis Sánchez Solá regresó a la tierra que lo vio nacer como Director Técnico y visitó el estadio que lo encumbró como uno de los entrenadores más polémicos y extrovertidos que existen en el futbol mexicano. El “Chelís” no regresaba al estadio Cuauhtémoc desde el 15 de agosto del 2010 cuando dirigió por última vez a la Franja del Puebla ante el Atlante, pues posterior a ese partido el conjunto camotero jugó en Ciudad Universitaria y fue en ese momento que el timonel poblano decidió dar un paso al costado. Sin embargo, no fue un tema de resultados lo que lo llevó a dimitir del cargo, sino la salida de Francisco Bernat y la llegada de Ricardo Henaine como Presidente del Club, lo que motivo la renuncia de Sánchez Solá. Este domingo, el ahora estratega estudiantil arribó con su escuadra alrededor de las diez y media de la mañana. Uno a uno fueron descendiendo los jugadores y finalmente llegó el momento del “Chelis”, el técnico bajó del autobús con su tradicional traje, sólo que ahora portaba el escudo de los Estudiantes Tecos. Tan pronto lograron verlo, un centenar de aficionados que se aglomeraron en las rejas, comenzaron a insultarlo, siendo las mentadas de madre y la palabra “traidor” las más constantes entre los improperios, incluso, algunos aficionados se atrevieron a recriminarle que en algún momento haya cerrado su cuenta en la red social Twitter. Por su parte, José Luis no se inmutó y descendió por las escaleras que llevan a la cancha para preparar el inicio del partido, no dejando de visitar la capilla que tiene el estadio cerca de los vestidores. Minutos después y prácticamente cuando su equipo ya había saltado a la cancha para el comienzo del encuentro, el timonel tapatío salió de los vestidores para enfilarse a uno de los palcos del inmueble, pues está cumpliendo con un partido de suspensión, luego de que fuera expulsado la semana pasada ante Monterrey.   Acompañado de toda la cúpula directiva encabezada por Antonio Leaño y Juan José Frangie, Sánchez Solá dio las últimas órdenes para algunas personas del Cuerpo Técnico y se acomodó en uno de los lugares de sus allegados poblanos, pues se alejó de su Directiva y vio el juego desde el palco 115AA, en compañía de algunas otras personas.   Lo curioso fue que a sólo a un par de palcos, la Directiva poblana encabezada por Ricardo Henaine y Jesús López-Chargoy ya se encontraban instalados, y aunque se percataron de la llegada de su ex empleado, no realizaron ningún aspaviento o movimiento. Así el “Chelís” regresó al Cuauhtémoc, y aunque la cordialidad no fue la mejor, la afición poblana lo sigue manteniendo como uno de los ídolos en la última época.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×