'Que juegue Arellano'

Igual que ocurrió el 5 de febrero de 1994, Jesús Arellano enfiló a la banda para ingresar de cambio con Monterrey.
Monterrey saltó a la cancha con la casaca blanca.
 Monterrey saltó a la cancha con la casaca blanca.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico -
  • Festejó afición regia a su ídolo a 17 años de su debut
  • Comienza a vivir la hinchada el Clásico ante Tigres

Igual que ocurrió el 5 de febrero de 1994, Jesús Arellano enfiló a la banda para ingresar de cambio con Monterrey.

A diferencia de aquel partido ante Puebla, cuando llegó siendo sólo una promesa, esta vez la figura del volante no pasó desapercibida por la tribuna, que lo acompañó con aplausos desde que fue llamado por el técnico hasta que ingresó al terreno de juego.

Fue la noche en que el emblema de La Pandilla celebró 17 años en Primera División, emocionando con su sola presencia a la hinchada local.

Desde los minutos previos, y con el partido prácticamente resuelto, los cánticos pedían a Vucetich que complaciera con el ídolo, considerado el mejor jugador regiomontano de todos los tiempos.

“Que juegue Arellano, que juegue Arellano”, fue el coro improvisado por la barra, que hizo eco en la instrucción del timonel.

Y al 82’ Chuy concretó la histórica velada, relevando al ídolo Humberto Suazo, llevándose la ovación de la noche, aún por encima de quienes marcaron los goles.

Ya en el campo no hubo mucho para enmarcar. Arellano encontró pocas opciones para figurar, aunque con su gambeta distintiva, que conserva al paso de más de tres lustros como profesional.

El triunfo de casa quedó completo con la presencia del playera 28, y se firmó con el silbatazo final, que volvió a contagiar de optimismo a la tribuna, ansiosa por recibir en dos semanas la edición 93 del Clásico del Norte.

“Y ya lo ves, y ya lo ves, en 15 nos los vamos a cog...”, entonó La Adicción, retando desde ahora la cita de la Fecha 7.

Luego de un inicio incierto, donde la adversidad llegó a la corona de Campeón, el Tec arropó con fe al equipo de sus amores, esperando que la marca de tres derrotas en los primeros cuatro partidos quede sólo en una mala estadística de un torneo nuevamente ganador.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×