Sí fue el partido de la jornada, por lo menos en la entrada

Los nueve autobuses procedentes de Guadalajara y los millones de aficionados que hay del Rebaño Sagrado en el Distrito Federal, además del excelente paso que han tenido los Pumas en el Clausura...
La afición llegó desde temprano al Ciudad Universitaria.
 La afición llegó desde temprano al Ciudad Universitaria.  (Foto: Juan Manuel Terán)
Estadio Olímpico Universitario -
  • Es el primer lleno en el torneo del Olímpico Universitario y no se registraron incidentes

Los nueve autobuses procedentes de Guadalajara y los millones de aficionados que hay del Rebaño Sagrado en el Distrito Federal, además del excelente paso que han tenido los Pumas en el Clausura 2011, dieron como consecuencia el primer lleno en la cancha del Olímpico Universitario.   Aficionados pumas y chivas hicieron acto de presencia desde tempranas horas de este domingo para estar en el que ha sido calificado como el partido de la Jornada 6 del campeonato y que, por lo menos en la entrada, no desentonó en ningún momento haciendo que el ambiente entorno al encuentro fuera inmejorable.   Entre cánticos, bombos y papelitos multicolores arribaron los  aficionados al Guadalajara que hicieron el viaje desde la ‘Perla de Occidente’ y a pesar de que pasaron junto al punto de reunión de la porra universitaria no se registró ningún incidente, destacando las consignas y las mentadas de madre entre ambos aficionados. El último triunfo chiva en suelo azul y oro data del torneo de Apertura 2004 por lo que la nación rojiblanca estaba ansiosa por encontrar el resultado que confirmara el repunte del Guadalajara y de paso terminara con una racha que ya comenzaba a incomodar.   Prácticamente toda la cabecera sur del Olímpico Universitario se pinto de colores rojiblancos y explotaba con el grito de ¡Chivas, Chivas!, mientras que el resto del estadio estaba colmado de hinchas felinos que apoyaban sin parar a su escuadra con la intención de mantener la hegemonía impuesta en los más recientes encuentros al interior de la ‘cueva universitaria’.   El único contratiempo que encontraron los miles de aficionados que llenaron el estadio fue el tráfico que se dejó sentir sobre la avenida de los Insurgentes llegando la fila de automóviles a copar hasta cuatro kilómetros a lo lejos del inmueble. Además, los estacionamientos alrededor de Ciudad Universitaria se llenaron más de una hora antes de que comenzara el partido en lo que fue fiel reflejo de la buena entrada que habría para uno de los partidos más esperados en el campeonato mexicano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×