Exhaustiva seguridad en La Corregidora

Complicado y hasta desesperante resultó para los aficionados queretanos y cementeros ingresar al Estadio La Corregidora de Querétaro.
La seguridad fue un elemento constante fuera del estadio.
 La seguridad fue un elemento constante fuera del estadio.  (Foto: Juan Manuel Terán)
Estadio La Corregidora -
  • Hasta tres retenes tuvieron que pasar los aficionados para ingresar al inmueble

Complicado y hasta desesperante resultó para los aficionados queretanos y cementeros ingresar al Estadio La Corregidora de Querétaro. El gran despliegue de seguridad que implementaron la autoridad estatal y privada del inmueble, provocaron que a las afueras existieran largas filas esperando poder ingresar. Todo se complicó debido a que antes de poder llegar a los accesos existía una especia de valla que no permitía el libre tránsito de las personas que iban arribando al estadio. La fila para superar dicho punto se volvía a rehacer cuando los formados tenían que atravesar los torniquetes y mostrar su boleto, sin embargo, no todo acababa ahí, pues una vez que se atravesaba el acceso aparecían otro grupo del personal del seguridad que de nueva cuenta sometía a revisión a los aficionados.   Dicho punto era en el que se decomisaban varias cosas, pues no ingresaban ningún tipo de botellas, banderas, cornetas ni peluches, pues según las autoridades eran objetos que podrían ser usados como proyectiles en la tribuna siendo varios niños los afectados ,ya que eran los que portaban la mayoría de las cosas que no se permitían pasar.   Pero no todo terminaba ahí, aquellas personas que tenían boletos para la parte baja del estadio serían sometidos de nueva cuenta a una revisión, por lo que acceder a La Corregidora se convirtió por momentos en un auténtico suplicio, sin contar por las revisiones por las que también tuvieron que pasar los seguidores de Cruz Azul que hicieron el viaje desde la capital de la República Mexicana para apoyar a su equipo.   CRUZ AZUL TAMBIÉN MODIFICÓ A SU CAPITÁN   Enrique Meza volvió a modificar su cuadro titular como es una costumbre. En esta ocasión obligado por la suspensión pero también con la intención de darle descanso a algunos de sus jugadores, el “Ojitos” mandó al terreno de juego a Isaac Romo en el once inicial y además le dio el gafete de Capitán a Julio César Domínguez, pues dejó en el banquillo a Gerardo Torrado. Por encima de hombres de experiencia como Jesús Corona o del liderazgo de Christian Giménez, el “Cata” fue el encargado de ser el hombre de mando sobre el terreno de juego para La Máquina Celeste, pues sus raíces y el conocimiento que tiene de la institución como canterano le valieron para portarlo en el duelo ante Gallos Blancos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×