El rugir de La Rebel con destino universitario

La espera terminó y la pasión se encendió. Fueron 17 largas Jornadas las que miles de aficionados auriazules esperaron para poder presenciar uno de los juegos más importantes en la historia de la...
 La espera terminó y la pasión se encendió. Fueron 17 largas Jornadas las que miles de aficionados auriazules esperaron para poder presenciar uno de los juegos más importantes en la historia de la institución de Pumas.  (Foto: Diana Ballinas)
Estadio Olímpico Universitario -
  • Los instrumentos fueron comandando el recorrido de La Rebel

La espera terminó y la pasión se encendió. Fueron 17 largas Jornadas las que miles de aficionados auriazules esperaron para poder presenciar uno de los juegos más importantes en la historia de la institución de Pumas.   Enfrentar al América no es cualquier cosa, mucho menos para los seguidores universitarios que desde los 80’s la comenzaron a vivir.

Con una organización previa de por lo menos dos días, las diferentes barras de Pumas se aglomeraron en diferentes puntos de la Ciudad de México teniendo como destino final Ciudad Universitaria.

Los metros más cercanos al escenario en donde felinos y Águilas medirían fuerzas en el Clausura 2011, fueron los puntos en donde La Rebel se reunió para partir desde ahí rumbo al juego.

En punto de las 11:30 horas, un grupo de mil aficionados, representantes de La Rebel, y cientos de policías, emprendieron el andar desde el Metro Copilco, caminando por las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México. El circuito universitario fue el sendero que llevó a la porra hasta las puertas del estadio.   Las facultades de Economía, Derecho, Filosofía y Letras y Psicología fueron testigos del peregrinar de los cientos de aficionados que entre alcohol, cigarros y algo más, no cesaron de corear “Yo te sigo a todas partes a dónde vas, cada día te quiero más”, “Dale, dale oh, dale, dale oh” y el tradicional “Goya, goya, Universidad”.

Los instrumentos fueron comandando el recorrido de La Rebel, seguido por las banderas que impregnadas en ellas anunciaban el nombre de las distintas zonas que integraban la porra de Pumas.   Faltaban 15 minutos para el inicio del encuentro y el grupo de aficionados ya se encontraba sobre la Avenida Insurgentes, misma que tomaron como ruta para continuar su andar rumbo al estadio, sin importar haber detenido la circulación de los automóviles.   Los uniformados que se encontraban a las orillas del estadio, al percatarse de ello, se movilizaron para aumentar la seguridad y que la llegada de los representantes de La Rebel se realizara sin inconvenientes, situación que se logró con éxito.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×