Su afición apoyó, pero Tigres no pudo

Después de caer con Chivas 3-1 en la Ida de Cuartos de Final, la afición de Tigres no perdió la esperanza de que su equipo podría venir de atrás esta noche en el Estadio Universitario, pero la...
El Universitario se llenó.
 El Universitario se llenó.  (Foto: Notimex)
Estadio Universitario -
  • El equipo fue recibido con pasillo en el estacionamiento del estadio Universitario.

Después de caer con Chivas 3-1 en la Ida de Cuartos de Final, la afición de Tigres no perdió la esperanza de que su equipo podría venir de atrás esta noche en el Estadio Universitario, pero la vela se apagó al darse el silbatazo final del partido de vuelta.Con caravana y pasillo, así la hinchada recibió a su plantilla previo al encuentro y dentro del recinto felino, los cánticos, las porras y demás, no paraban, conscientes de que su aliento a los jugadores podría ser clave para que Tigres avanzara a la Semifinal.Cada vez que Guadalajara tocaba el balón, los abucheos se hacían presentes, con la finalidad de que el "Volcán" pesara más que nunca.El primer tiempo llegó a su fin y el marcador no se movía, seguía el 3-1 en el global que los dejaba fuera; cuando arrancó la segunda parte, la fe estaba en todos los hinchas y ésta creció con el gol de Héctor Mancilla, que acercaba a su escuadra y le dejaba más de 20 minutos para conseguir el del empate.Fue ahí que el "Volcán" estalló, cánticos de 44 mil personas a una sola voz decían “cómo no te voy a querer, si ya te aguanté un descenso, te llevo en la sangre, te llevo en la piel”.“Poropopo, poropopo, el que no salte es Rayado maricón” y el grito de “sí se puede”, parecía que le inyectaba ánimos a sus Tigres, quien en la cancha estaban amenazando con el 2-0 que les daba el pase, aún y que tenían un hombre menos por la expulsión de Juninho.Sin embargo, el árbitro Mauricio Morales le complicó la existencia a Tigres al marcar la pena máxima a favor de Chivas y aunque Cirilo Saucedo lo detuvo, y el contraremate fue al poste, la suerte estuvo a favor de los tapatíos, pues el balón le rebotó a Reynoso y mató prácticamente las esperanzas de la afición.El partido estaba por terminar, el 1-1 que daba el 4-2 en contra en el global le daba el pase al Rebaño y aún así, la afición felina no dejó de alentar, “Tigres, Tigres” se siguió escuchando en la tribuna.“Oe, oe, oe, Tuca, Tuca”, con este grito concluyó el Clausura 2011 para Tigres en el Universitario, quien comandados por el técnico Ricardo Ferretti, se dirigieron a la media cancha, para agradecer a su hinchada. Una vez más, Tigres tendrá que esperar para que llegue el ansiado título.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×