Análisis táctico del Pumas 2-0 Chivas

Triunfo merecido de Pumas, a final de cuentas pero que, de no ser por fallas muy claras de los visitantes en el primer tiempo, podría haber tenido un rumbo completamente distinto.
 Triunfo merecido de Pumas, a final de cuentas pero que, de no ser por fallas muy claras de los visitantes en el primer tiempo, podría haber tenido un rumbo completamente distinto.
  •  Ambos equipos iniciaron con un 3-3-1-3

Triunfo merecido de Pumas, a final de cuentas pero que, de no ser por fallas muy claras de los visitantes en el primer tiempo, podría haber tenido un rumbo completamente distinto.

En el futbol moderno es muy raro ver un partido entre dos equipos que jueguen 3-3-1-3, así que resultó ser un muy buen laboratorio táctico para ver lo que daba un duelo así. Del lado de Pumas, Memo Vázquez mandó un mensaje claro de que no iba a encerrarse al salir con su formación más ofensiva, con cinco delanteros nominales, aunque con Palencia como contención/enlace y Cortés en su habitual ubicación de lateral derecho.

Chivas, por su parte, dejó la línea de cuatro que había utilizado en los últimos partidos, aunque no hubo cambio de nombres. Araujo dejó de ser contención y se ubicó como tercer central. Los dos sistemas eran muy similares, aunque con dos diferencias importantes. Una estaba en el medio creativo. Mientras la función de Palencia era de mucho recorrido, Fabián jugaba como 10 clásico. La otra era en los delanteros. “Cubo” Torres y Arellano cambiaban de posición constantemente, mientras que en Pumas, Cacho, Dante y Bravo estaban muy estáticos.

Podemos ver las formaciones iniciales de ambos en la foto 1.

En realidad, fueron justamente esas diferencias las que determinaron el guión del primer tiempo. Palencia tiene las condiciones físicas para jugar esa posición pero no los conocimientos tácticos. Así, cuando Pumas tenía la pelota, el 17 resultaba útil para trasladarla, y si había que recuperarla inmediatamente, su determinación era fundamental. Sin embargo, cuando Chivas daba más de un toque al balón, Paco perdía totalmente la posición y dejaba un hueco enorme en medio campo, que Castro no podía cubrir.

Veamos en la foto 2 cuatro escenas de un contragolpe chiva, que se repitieron una y otra vez. Fabián tiene la pelota enfrente de su área y Palencia, que había estado persiguiendo la pelota, está totalmente fuera de posición. En consecuencia, el 8 de Chivas sólo tiene que correr el hueco y, de pronto, Arellano y Medina están mano a mano contra Verón y 'Pikolín', con la ventaja de ser mucho más rápido. La pelota queda abierta para el 'Venado', que recorta a Darío y saca un disparo cruzado que 'Pikolín' portero ataja de gran manera.

Los rojiblancos aprovecharon ese hueco en el centro constantemente. Y sus delanteros entendieron que podían ocuparlo y arrastrar a uno de los centrales para generar ventaja numérica en la siguiente línea. Veamos ahora la foto 3. Fabián, que se tiró un primer tiempo excelente, recibe la pelota de Báez y tiene muchísimo espacio porque Israel Castro quedó atrás en la pared y Palencia estaba fuera de posición en alguna parte. Arellano se bota hacia atrás y saca de posición a Verón. Cortés debió cerrarse al centro para compensar y, en consecuencia, Ponce pudo sumarse al frente y recibir en excelente posición para centrar. El lateral chiva tiró un centro terrible, pero ese tipo de combinaciones ocurrieron  constantemente en el primer tiempo.

Mientras tanto, los Pumas, ahogados, no podían salir con la pelota, porque Chivas apretaba muchísimo y no los dejaba respirar. Veamos la foto 4, en la que cada jugador universitario está marcado de cerca por un rojiblanco y Dante, que tiene la pelota, está presionado dos por uno. Así, los auriazules tenían que tirar pelotazos a cualquier parte, y Guadalajara mantenía la presión.

El problema de los de José Luis Real es que fueron incapaces de aprovechar sus oportunidades y el desgaste físico pasó factura en el segundo tiempo. Y en el momento en que mejor jugaban, Pumas abrió el marcador en un tiro libre. El cobro de Cortés fue excelente, pero estuvo a punto de no tirarlo. En principio, estaban Cacho y Castro listos para disparar. Al parecer, el joven universitario había estado impresionante en cobros de falta en los entrenamientos pero su timidez le impedía quitarle la pelota a sus compañeros de más jerarquía. Memo Vázquez le gritó a Palencia que cambiaran el tirador y Paco pasó el mensaje. “Golazos” Cortés puso la pelota pegada al poste, imposible para Michel.

Para el segundo tiempo, Chivas sabía que tenía que marcar en los primeros 15 minutos o se le acabaría el aire, así que salió a matar o morir. Fabián tuvo la gloria en sus piernas pero su disparo fue un desastre. Pese a ello, los rojiblancos seguían dominando, hasta que Memo Vázquez mató al partido con un cambio tan lógico como fundamental. Después de 60 minutos de hueco impresionante en media cancha, el técnico puma puso a Jehú Chiapas en lugar de Cacho. Ahí se acabó el control tapatío.

Real trató de compensar mandando a Sánchez primero por el decepcionante Medina, luego de poner un hombre más de medio campo con Enríquez en lugar de Ponce y después mandó a Dávila por Báez. Los cambios se supondría que eran ofensivos, pero perdieron por completo la media cancha, donde Pumas alcanzó una enorme superioridad numérica. Veamos la foto 5 con el parado de ambos equipos.

En la foto 6 podemos ver la gran diferencia de panorama entre el segundo y el primer tiempo. Álvarez tiene la pelota, y cuando levanta la cabeza sólo tiene a universitarios enfrente. Pese a todo, aguanta el balón y toca a Esparza que busca centrar, pero, de nuevo, está lleno de camisetas blancas frente a él. Pumas rechaza la pelota y el rebote cae entre tres jugadores capitalinos, que arman un contragolpe y quedan mano a mano con los defensas rojiblancos.

Pumas entonces, aprovechando el cansancio de Chivas y el hombre de más en medio, empezó a tener más tiempo la pelota y aunque no elaboró demasiado, en lugar de tirar pelotazos sin ton ni son, mandó trazos largos a Dante López que ganó por arriba cada pelota que disputó y, como el Guadalajara ya no tenía media cancha, de ahí se generaron interminables contragolpes Pumas.

El segundo gol fue una extraordinaria escapada de Verón, definida por López. Esas remontadas de los centrales suelen ser letales, porque dan ventaja numérica y los contrarios no saben cómo reaccionar. El recorte que hace el paraguayo en el área es de crack y le deja medio gol a su compatriota. Curiosamente, el 4 Puma había jugado un partido bastante flojito, y era el peor de los tres centrales de su equipo hasta el momento, pero con esa jugada lo compensó totalmente.

Finalmente, Pumas ganó porque supo sacar partido de sus oportunidades y Chivas no. Hay que destacar el gran partido de los dos porteros, del central por izquierda de Pumas Luis Fuentes, que secó por completo a Medina, y de Dante López. Por los tapatíos Fabián fue el generador de juego y la movilidad de 'Cubo' y Arellano fue excepcional en el primer tiempo, pero el 9 rojiblanco falló dos clarísimas y ahí llevó la penitencia. Además, los dos equipos fueron más que la suma de sus partes y eso se debe atribuir al gran trabajo de sus dos técnicos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×