El árbitro se alocó un poquito: Emanuel Villa

Emanuel Villa explotó contra el árbitro José Alfredo Peñaloza. El goleador celeste sintió que el colegiado se “alocó un poquito”, pues consideró injusta su primera tarjeta amarilla, cuando solo le...
El Tito siempre se hace presente en el marcador.
 El Tito siempre se hace presente en el marcador.  (Foto: Notimex)
Estadio Azul, Ciudad de México -
  • Villa dijo que el silbante Peñaloza 'se alocó un poquito' y parecía un revólver porque se la pasó 'echando tiros'
  • Consideró injusta su primera amonestación, pero aceptó sin pretextos la segunda

Emanuel Villa explotó contra el árbitro José Alfredo Peñaloza. El goleador celeste sintió que el colegiado se “alocó un poquito”, pues consideró injusta su primera tarjeta amarilla, cuando solo le pidieron que tomara bien la distancia de la barrera en una falta.

“Creo que en la jugada esa del tiro libre el árbitro se aloca un poquito porque le estábamos pidiendo de buena manera que simplemente checara la distancia de la barrera, porque se nos hacía muy larga.

“Injustamente empezó a sacar tarjetas y eso es lo que nosotros pedíamos, que checara la distancia, y como recompensa obtuvimos tarjetas. En palabras textuales le dije que checara que había 14, 15 metros de distancia y como estaba con la tarjeta en la mano, cualquiera que se le acercara era tarjeta para todos, eso es lo que me dio más bronca que la expulsión”, reveló el atacante argentino de La Máquina.

Villa recapituló y dijo que ya son varias veces las que sienten en Cruz Azul que los silbantes les han cargado la mano en contra, y no piden favores, solo trabajos equitativos.

“Es feo andar pensando todo el tiempo que el criterio es diferente para algunos. El árbitro parecía un revólver, comenzó a echar tiros. No queremos que nos favorezcan, son seres humanos y los entendemos, pero son más malos que buenos los días que están teniendo con nosotros”, agregó.

“Tito” se perderá el duelo ante Pumas del próximo domingo en CU a reserva de que le perdonen la tarjeta preventiva que consideró injustamente sacada, lo cual no cree que suceda. La segunda amarilla, que deriva en la roja, sintió que fue totalmente justa.

“La roja es expulsión, llego tarde y acepto esa tarjeta. Yo cometo el error, por las ganas de rechazar la pelota, y me hace cometer una falta un poco tonta y me voy expulsado. Me duele porque no estaré en el siguiente partido.

“¿Crees que me la perdonen?”, cuestionó entre risas. “En una de esas llueve, eh”, finalizó “Tito” entre más risas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×