Retiran el 1 de los Tuzos en honor a Calero

Miguel Calero jugó su último partido como portero del Pachuca y previo al inicio del encuentro, la Directiva encabezada por Jesús Martínez y Andrés Fassi le realizó un homenaje ante un Estadio...
 Miguel Calero jugó su último partido como portero del Pachuca y previo al inicio del encuentro, la Directiva encabezada por Jesús Martínez y Andrés Fassi le realizó un homenaje ante un Estadio Hidalgo.  (Foto: Juan Manuel Terán)
Pachuca, Hidalgo -
  • Fue develado el palco que lleva el nombre del arquero colombiano
  • Los trofeos que ganó el "Condor" fueron exhibidos en la cancha

Llegó el momento de decir adiós. La fecha del 22 de octubre quedará grabada en la memoria de Pachuca, pues este sábado una de sus leyendas disputó sus últimos 90 minutos con la casaca hidalguense para colgar los guantes y dejar un legado de títulos y alegrías. Miguel Calero jugó su último partido como portero del Pachuca y previo al inicio del encuentro, la directiva encabezada por Jesús Martínez y Andrés Fassi le realizó un homenaje ante un estadio pletorico y con los aficionados hidalguenses que no pararon de corear el "Calero, Calero". Uno a uno los jugadores del Pachuca saltaron al terreno de juego con los 10 trofeos en los que el portero colombiano estuvo presente defendiendo el marco del Pachuca. Cuatro títulos de Liga, mismo número de campeonatos en CONCACAF, la Copa Sudamericana y una Superliga con el recuerdo del penal detenido a Landon Donovan, fueron los trofeos que le dijeron adiós a Calero. Luego del aplauso de la gente, el portero cafetalero se acercó a la media cancha en donde el Presidente y Vicepresidente Tuzos ya los esperaban. Ahí, el sonido local indicó que el número "1" que por más de 11 años portó el guardameta en los dorsales sería retirado por un lapso de cinco años en honor a la carrera del mítico futbolista ante el alarido de la afición que se dio cita en el inmueble. Pancartas y banderas con el nombre de Calero y en agradecimiento al portero saltaron a la vista por todo el estadio al tiempo que los cuetes le ponían música a una de las escenas históricas para el Pachuca. Pero aún faltaba el punto culminante en el homenaje. Un niño le entregó a Miguel Calero una cuerda que tenía como punto final una mata negra en uno de los palcos del inmueble; entonces el portero tiró de ella para quitar la manta y descubrir el letrero que sólo las grandes leyendas del Pachuca tienen honor de ver. Así, iniciaron los últimos 90 minutos en la carrera de Miguel Calero, un portero que ya dejó huella en el Pachuca y en el futbol mexicano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×