Abandona afición americanista a su equipo

Tan triste como su temporada fue la entrada que los aficionados americanistas realizaron en el estadio Azul para una edición más del "Clásico Joven" entre Águilas y cementeros.
 Vuoso se lamenta por no encontrar la portería del rival.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Las barras celestes realizaron un mosaico de nueva cuenta
  • La cabecera para los visitantes no fue copada como en otras ocasiones

  Tan triste como su temporada fue la entrada que los aficionados americanistas realizaron en el estadio Azul para una edición más del "Clásico Joven" entre Águilas y cementeros, en una señal que ya se había presentado en otros partidos y que en el último juego del torneo terminó por ser clara.   Pese a que en otras ediciones la cabecera sur del inmueble de la Colonia Noche Buena, que es apartada para los aficionados y las porras del equipo visitante, era copada por los colores azulcrema, en esta ocasión sólo la mitad de dicha tribuna lució llena en clara muestra del enojo de la afición por el mal paso del equipo de Alfredo Tena en el torneo.   Sin duda, el "Clásico Joven" tuvo una clara mayoría celeste y las playeras así lo hicieron ver, para luego confirmarse adentro del estadio tan pronto comenzó el partido. El volumen de los cánticos y gritos de apoyo para sus respectivas escuadras era claramente superior por parte de los celestes, mientras que los reclamos de los azulcremas se hicieron escuchar con el "Pongan huevos, azulcremas pongan huevos", que por momentos se escuchaba en el estadio.   Y es que en los últimos cotejos de las Águilas como local en el Estadio Azteca la ausencia de sus aficionados ya se había hecho clara. Primero en el cotejo ante Chivas, en el que las playeras rojiblancas inundaron el coloso de Santa Úrsula y después en el partido ante Puebla en donde accedieron cerca de 13 mil aficionados, seis mil de ellos apoyando a La Franja y muchos con cortesías.   Contrario al problema que viven las Águilas, la tribuna que incluye a las diferentes porras celestes se combinaron para dar vida a un mosaico multicolor con el emblema de Cruz Azul, justo cuando las oncenas de ambas instituciones saltaron al rectángulo verde.   El mosaico era algo que ya en encuentros anteriores los seguidores de Cruz Azul habían mostrado, aunque posteriormente las multas y señalamientos de la Federación Mexicana de Futbol impidieron que fuera algo cotidiano, aunque el duelo ante el odiado rival fue el pretexto perfecto para retomarlo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×