Emanan cánticos celestes

Los tambores que permanecieron guardados y vigilados durante todo el trayecto de La Sangre Azul comenzaron a sonar a las 15:20 horas afuera del acceso 65.
 Los tambores que permanecieron guardados y vigilados durante todo el trayecto de La Sangre Azul comenzaron a sonar a las 15:20 horas afuera del acceso 65.  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca -
  • La porra de Cruz Azul llegó distribuida en más de 31 vehículos de distintos tamaños
  • Banderas y globos se reservan sólo para dar la bienvenida a los jugadores

Los tambores que permanecieron guardados y vigilados durante todo el trayecto de La Sangre Azul comenzaron a sonar a las 15:20 horas afuera del acceso 65.

Para ese momento más de tres cuartas partes de la porra ocupaba sus lugares y la llegada de los instrumentos era equiparable al latir de un corazón en la mancha celeste, que se abrían paso entre la gente para ocupar su lugar en el Estadio Azteca.

Fueron varios kilómetros de cánticos que desembocaron en la Puerta 8 del Coloso de Santa Úrsula, donde llegaron  11 autobuses y 20 microbuses abarrotados de aficionados con playeras celestes que una y otra vez cantaban porras al odiado rival, el América.

“Escucha crema te vamos a matar, te vamos a matar”, entonaban una y otra vez antes de pasar el cerca policial formado por granaderos y elementos de caballería que revisaban a los aficionados para evitar que ingresen objetos prohibidos. Aunque eso no impide que la imaginación de los seguidores celestes busque la forma de meter los rollos de papel que fueron guardados para el momento en que los jugadores de Cruz Azul saltaran a la cancha.

Dentro de los tenis, en un brasier, adheridos a las manos, cada quien se las ingenia para superar los cuatro diferentes cercos colocados desde la puerta de acceso al estacionamiento hasta los accesos 64 y 65 que conectan con la cabecera del inmueble, debajo de una de las dos pantallas.

“El Azteca huele a mierda, el Azteca huele a mierda”, volvieron a cantar los aficionados celestes que se inspiraron en el aroma de los caballos de la policía para que también se dedicara un cántico al estadio.

Los conatos de bronca no aparecieron en las inmediaciones, los celestes llegaron con ánimo de gritar y no de pelear para ver al América recibir al Cruz Azul en un inmueble que al menos en la cabecera presumía una mancha blanquiazul.

FALLÓ OPERATIVO EN TREN LIGERO

Sin embargo, el camino para llegar al Estadio azteca en transporte público no estuvo exento de problemas. Seguidores con gorros y playeras de América, caracterizados por su corte cabello muy corto, con aretes y rosarios colgados al cuello en color blanco y verde, burlaron el operativo que la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal implementó desde la estación del metro Tasqueña.

Estos seguidores se subieron a uno de los vagones del Tren Ligero que partía de la estación al Estadio Azteca sin escalas y aprovecharon el tiempo que duraba el trayecto para sacar un cigarro de mariguana que fumaron dentro pese a la cantidad de personas que estaban dentro del transporte público.

La SSPDF destinó 2860 integrantes para vigilar las inmediaciones del Estadio Azteca, que también incluía elementos en la estación Tasqueña de la Línea 2 del metro y en la Estación Estadio Azteca del Tren Ligero.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×