La Monumental 'sucursal' Canadá ya está en el Hidalgo

Porque la pasión y el amor por los colores no tienen frontera. Llegaron en el 2006 a México y América las enamoró al grado de que cada seis meses vuelven al país con la intención de ver a las...
Porque la pasión y el amor por los colores no tienen frontera. Llegaron en el 2006 a México y América las enamoró al grado de que cada seis meses vuelven al país con la intención de ver a las Águilas levantar el título del futbol mexicano.
 Porque la pasión y el amor por los colores no tienen frontera. Llegaron en el 2006 a México y América las enamoró al grado de que cada seis meses vuelven al país con la intención de ver a las Águilas levantar el título del futbol mexicano.  (Foto: Juan Manuel Terán)
Estadio Hidalgo -
  • Emily y Roxane apoyan al América desde el 2006
  • Ambas hicieron el viaje desde el DF con la porra azulcrema

Porque la pasión y el amor por los colores no tienen frontera. Llegaron en el 2006 a México y América las enamoró al grado de que cada seis meses vuelven al país con la intención de ver a las Águilas levantar el título del futbol mexicano.

Son Emily y Roxana, dos ciudadanas canadienes a quienes el futbol y los colores azulcrema les impactaron desde aquella Semifinal del Apetura 2006 cuando las Águilas cayeron con Chivas.

"Venimos cada seis meses a México, regularmente estamos medio año aquí y luego nos vamos a nuestro país. Apoyamos al América desde la Semifinal que perdieron con Chivas en 2006"

Procedentes de la provincia de Quebec, pero igual o con más pasión que cualquier seguidor del América, ambas hicieron el viaje desde el Distrito Federal hasta el Estadio Hidalgo con los más de 100 elementos de la Monumental que llegaron a la Bella Airosa para apoyar al equipo de sus amores.

"Venimos cada seis meses a México, regularmente estamos medio año aquí y luego nos vamos a nuestro país. Apoyamos al América desde la Semifinal que perdieron con Chivas en 2006", dice Emily en una extraña combinación de francés y castellano que no le impide expresar su alegría.

Fueron cerca de tres horas de traslado desde la capital del país, pero nada importó con tal de presumir la bandera americanista que es adornada por la "Hoja de Maple" que caracteriza a la nación canadiense y que pareciera tan lejana del futbol, pero tan pasional al balompié como cualquier otra.

Les dicen las "embajadoras canadienses" o las líderes de la "Monu canadiense", el nombre es lo de menos. Ellas se sienten tan americanistas como cualquier mexicano que apoya a sus colores y llegaron a Pachuca con la ilusión de que en un par de semanas América sea Campeón.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×