Sufrida Final para la afición regia

'Oe, oe, oe, oe, Suazo, Suazo', fue el cántico de la afición rayada al final de los primeros 90 minutos de la disputa por el título entre Monterrey y Santos, cuando el 'Chupete' marcó de penal el...
Integrantes de La Pandilla de Monterrey.
 Integrantes de La Pandilla de Monterrey.
Estadio Tecnológico -
  • El gol de Peralta cayó como balde de agua helada entre la afición albiazul
  • De penal Humberto Suazo hizo revivir la ilusión del título a los seguidores rayados

 "Oe, oe, oe, oe, Suazo, Suazo", fue el cántico de la afición rayada al final de los primeros 90 minutos de la disputa por el título entre Monterrey y Santos, cuando el “Chupete” marcó de penal el tanto que hizo el empate 1-1, para mantener a los albiazules metidos en la pelea por el cetro del Clausura 2012.

La afición de Rayados sufrió de principio a fin en el primer capítulo de la Final ante Santos Laguna, debido a lo cerrado del duelo entre ambos equipos y a la peligrosidad que acechó por momentos a la portería defendida por Jonathan Orozco.

Desde el silbatazo inicial la tribuna popular incentivó a los albiazules a ir al frente, con los cánticos de La Adicción, pero en el terreno de juego ambas defensivas anularon a los hombres de talento en el ataque, para mantener sin movimiento el marcador en los primeros 45 minutos del partido.

Un par de disparos de media distancia de Eduardo Zavala y de Luis Pérez, entusiasmaron a la afición que colmó la tribuna del Tecnológico, pero que a su vez se mantuvo con el nerviosismo a flor de piel, cuando los Guerreros tuvieron claras aproximaciones, pero que gracias a las oportunas intervenciones de Jonathan Orozco, se salvaron de la anotación lagunera.

Primero Oribe Peralta tuvo un mano a mano con Jonathan, pero el guardameta rayado jamás se venció y logró detener el intento del ariete santista.

Luego Baloy en remate de cabeza marcó un gol que fue anulado por una falta previa del panameño, pero que ya daba señales de la peligrosidad que se aproximaba.

"Hoy hay que ganar, hoy hay que ganar, hoy hay que ganar los Rayados", era el clamor de los barristas de la Pandilla. Para la segunda mitad la tónica se mantuvo, hasta que por medio de una gran jugada personal, Oribe Peralta pudo romper el cerrojo en el marcador, al anotar de zurda y mandar a guardar la esférica al ángulo derecho de la portería rayada que cayó como un balde de agua helada entre los fanáticos del Monterrey.

"Y ya verás, si el partido va mal lo gana la tribuna", fue el cántico que comenzó a escucharse en la zona de la Herradura, tratando de sacar al equipo de Víctor Manuel Vucetich del letargo en que había caído.

Apenas un puñado de seguidores laguneros hicieron el viaje desde Torreó para apoyar a su equipo y se mantuvieron alentando a su escuadra durante los 90 minutos, sin importar ser minoría y de encontrarse en territorio hostil.

Los minutos finales siguieron transcurriendo sin que la ofensiva de los dirigidos por Vucetich pudieran encontrar el tanto que les diera la igualada parcial, sin embargo, en la última recta del encuentro se dejó sentir el apoyo de Preferente y General.

Con la falta de Felipe Baloy sobre Suazo en tiempo de reposición, las 33 mil almas presentes en el Tec se pusieron de pie y gritaron a todo pulmón la primera anotación del chileno en la Liguilla y sexta en Finales en contra de Oswaldo Sánchez y el equipo de la Comarca, que les dio un empate a un gol, para que el desenlace se dé el domingo en el TSM de Torreón.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×