Padece afición de León ruido del Nemesio

Volvieron al infierno donde sus gritos no fueron escuchados. La porra de León volvió a teñir de verde un sector de la tribuna del Estadio Nemesio Diez donde poco pudieron hacer para alentar a su...
Volvieron al infierno donde sus gritos no fueron escuchados. La porra de León volvió a teñir de verde un sector de la tribuna del Estadio Nemesio Diez donde poco pudieron hacer para alentar a su equipo.
 Volvieron al infierno donde sus gritos no fueron escuchados. La porra de León volvió a teñir de verde un sector de la tribuna del Estadio Nemesio Diez donde poco pudieron hacer para alentar a su equipo.  (Foto: Notimex)
Toluca, Estado de México -
  • La Porra de León volvió al Estadio Nemesio Diez once años después

Volvieron al infierno donde sus gritos no fueron escuchados. La porra de León volvió a teñir de verde un sector de la tribuna del Estadio Nemesio Diez donde poco pudieron hacer para alentar a su equipo. Los seguidores de León no fueron capaces de superar los decibeles de los locales en su regreso a la “Bombonera” once años después del último duelo disputado por sus equipos en la Primera División. Por el contrario, los de la Fiera fueron “bombardeados” en la tribuna por los sonidos locales, en una nueva edición de un duelo que se disputó por última vez en julio de 2001. Si los tambores de la Perra Brava no pararon desde la tribuna de sol no fueron los únicos instrumentos de percusión que se encargan de apagar cualquier intento de apoyo contrario. En el Nemesio Diez se encuentran estratégicamente distribuidos alrededor de todo el inmueble otros tambores que también resuenan y esconden el sonido de la porra visitante. Los 3 mil asistentes seguidores del León con sus cánticos “Hoy hay que ganar, hay que ganar” y “Dale León, dale León” apenas pudieron ser escuchados pues, para colmo, tienen otro de los tambores justo detrás de ellos en la cabecera de sombra, donde es ubicada la porra visitante. Además de esos instrumentos, a un costado de la zona VIP del inmueble escarlata resuena otro tambor de la porra que hace que tres de los cuatro flancos de la cancha estén cubiertos para el momento en que suena el “Diablos, Diablos”. Aún así, los seguidores verdiblancos lograron ejercer presión sobre el portero Alfredo Talavera al ritmo de “put…” cada vez que el arquero despejaba el esférico durante el primer tiempo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×