Aquí no hay Clásico: La Adicción grita al Corona

La porra rayada viajó a Torreón con un mensaje para la afición del Santos: la auténtica rivalidad de La Padilla es con Tigres, único Clásico aceptado en la región.
 La porra rayada viajó a Torreón con un mensaje para la afición del Santos: la auténtica rivalidad de La Padilla es con Tigres, único Clásico aceptado en la región.  (Foto: Notimex)
Torreón, Coahuila, México -
  • Tristeza en hinchas de Santos tras empate en la Final de Ida de CONCACAF
  • Pese a ser una Final, el Estadio Corona no se llenó
  • La porra visitante, aunque era minoría salió feliz del encuentro

La porra rayada viajó a Torreón con un mensaje para la afición del Santos: la auténtica rivalidad de La Padilla es con Tigres, único Clásico aceptado en la región. En medio de la tercera Final ante los Guerreros, que supone un crecimiento entre la adversidad entre equipos, la barra albiazul entró al TSM con una manta gigante que rezaba 'NO ES CLÁSICO', para contradecir las declaraciones de jugadores de la laguna, que sí ven a Rayados como un rival a vencer. Desde hace años en La Comarca se trata de amarrar el duelo ante Monterrey como un choque de archirivales, pero del bando regio se recalcó que ese sitio ya está ocupado por los Tigres, equipo que de igual forma vive y respira a diario su antagonismo con los albiazules. Por azares del destino, esta semana Monterrey disputará duelos por la Final de CONCACAF ante Santos, y en medio el Clásico ante los felinos, situación que la gente maneja con importancia, pero dando a cada choque su dimensión. Este miércoles, los pocos seguidores rayados que hicieron el viaje fueron los que salieron con mejor ánimo, ante un estadio que se vació en apoyo para los Guerreros, pero que tuvo el pecado de no verse a su máxima capacidad pese a la instancia que se disputaba. Los rostros de la hinchada local reflejaron preocupación viendo a su equipo sin ventaja tras la Ida, sabiendo que ahora todo se decidirá en suelo regio, aparente condición favorable para La Pandilla. A pesar de no haber registrado un lleno, la afición del Santos, se metió al partido, y se dedicó apoyar al equipo de sus amores, sin embargo al final le decepción fuera para ellos, ya que el empate sin goles dejó mejor parados a Monterrey en la primera batalla en busca de un pase al Mundial de Clubes. Al iniciar el cotejo, desde la tribuna se soltó humo verdiblanco, y fue la primera postal que se pudo divisar de la Final de Ida de Concacaf. Además de apoyar, la afición lagunera presionó a Rayados, metiéndose más con Jonathan Orozco, y Humberto Suazo, quienes fueron víctimas de múltiples ofensas. Rayados en su papel fue aguantando la presión, y el Estadio Corona poco a poco fue disminuyendo sus decibles. El segundo tiempo el cotejo seguía empatado, y era tiempo de apoyar, y así lo entendió la afición de la Comarca, y se volcó en gritos de apoyos a los suyos, y si bien no había goles que gritar se festejó con gran algarabía la expulsión del Chelito. El 'Oe, Oe Oe, Santos' retumbó, en la cancha, los jugadores querían responderles pero terminaron ahogándose. El gol jamás llegó, y el título está en vilo, a un triunfo de distancia, o un empate con goles dado el reglamento. Tan cerca, tan lejos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×