En 100 pesos, presumir ser 'Campeón'

Fieles al negocio y anticipándose a lo que podría ser la Gran Final, los diversos vendedores de playeras, banderas y souvenirs pusieron en el "mostrador" diferentes modelos de playeras que...
 Fieles al negocio y anticipándose a lo que podría ser la Gran Final, los diversos vendedores de playeras, banderas y souvenirs pusieron en el "mostrador" diferentes modelos de playeras que vaticinaban el triunfo del América y Cruz Azul en la Final.  (Foto: Edgar Malagón)
Estadio Azteca, Ciudad de México -
  • Más de 100 personas seguían formadas dos horas antes de comenzar el partido

Fieles al negocio y anticipándose a lo que podría ser la Gran Final, los diversos vendedores de playeras, banderas y souvenirs pusieron en el "mostrador" diferentes modelos de playeras que vaticinaban el triunfo del América y Cruz Azul en la Final del futbol mexicano. Con once y nueve estrellas respectivamente, las casacas que ilustraban el "título" del Clausura 2013 comenzaron a venderse en 120 pesos, aunque cada vez que una persona preguntaba su costo, la advertencia estaba: "Ahorita cuesta 120 pero conforme se acerque la hora del partido va a subir, joven". Y es que algunos aficionados se detenían a adquirir la playera por cábala o por temor a que la playera se quedara como un recuerdo amargo de lo que fue la visita al Estadio Azteca el 26 de mayo del 2013. ESPERARON BOLETOS SIN ÉXITOS Llegaron desde el viernes, soportaron la lluvia, el sol y poco a poco fueron perdiendo la esperanza y la fe por presencia la Gran Final del futbol mexicano. Más de 100 personas se quedaron formadas en las taquillas del Estadio Azteca con la esperanza de conseguir un boleto para el duelo decisivo entre América y Cruz Azul que entregará la corona del Clausura 2013.  Algunos aficionados llegaron a la explanada del Estadio Azteca que está sobre Calzada de Tlalpan para formarse y esperar un auténtico milagro, pues la única recepción que tuvieron fue una manta que decía "Boletos agotados" y una reventa que colocaba el precio de las entradas en más del 700 por ciento de su costo original. Conforme se fue acercando la hora del encuentro llegaron más y más personas que hacían más grande la fila mientras las rejas seguían cerradas y sin ningún tipo de viso para su apertura. Las caras eran de desaliento cada que veían a un aficionado que si portaba boletos, pues al final se fueron con las manos vacías.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×