Aguacero azota el Universitario previo al Clásico Regio 100

La lluvia sorprendió a la afición regia que llegaba a tomar sus lugares para presenciar el Clásico Regio 100, pues dos horas antes de disputarse el duelo, un fuerte aguacero cayó desde el cielo de...
La lluvia sorprendió a la afición regia que llegaba a tomar sus lugares para presenciar el Clásico Regio 100, pues dos horas antes de disputarse el duelo, un fuerte aguacero cayó desde el cielo de San Nicolás.
 La lluvia sorprendió a la afición regia que llegaba a tomar sus lugares para presenciar el Clásico Regio 100, pues dos horas antes de disputarse el duelo, un fuerte aguacero cayó desde el cielo de San Nicolás.  (Foto: Sahid Hernández Rosete)
Monterrey, Nuevo León, México -
  • Dos horas antes del encuentro, una torrencial lluvia azotó CU
  • La cancha del Universitario luce en buenas condiciones para el juego

La lluvia sorprendió a la afición regia que llegaba a tomar sus lugares para presenciar el Clásico Regio 100, pues dos horas antes de disputarse el duelo, un fuerte aguacero cayó desde el cielo de San Nicolás. Todavía eran escasos los hinchas que habían logrado llegar a las inmediaciones del Estadio Universitario, cuando repentinamente comenzó a sentirse un fuerte viento, el cielo se nubló y enseguida comenzó a caer una lluvia torrencial, que hizo correr a todos en busca de refugio. Quienes hicieron su agosto en el pleno mes del comienzo de las lluvias en la Sultana del Norte, fueron los vendedores que ofrecían capas y ponchos a los aficionados que buscaban resguardarse del agua y que literalmente les arrebataban de las manos a los comerciantes, para trata de no mojarse. La cancha del Universitario por el momento luce en buenas condiciones, gracias al trabajo del drenaje de la misma y sólo en el área de las bancas se observan algunos encharcamientos, pero ninguno de ellos se aprecia sobre el terreno de juego. El árbitro Marco Antonio Rodríguez tendrá que verificar el estado de la cancha, como medida precautoria de que no represente ningún riesgo para la integridad de los jugadores que disputarán el derbi norteño, sobre todo para evitar que se repita el recuerdo reciente de lo acontecido en el Estadio Azul en la jornada 3, donde el encuentro entra la Máquina y Jaguares no se suspendió a pesar de que el campo de juego era una verdadera alberca, además de que granizó durante un lapso del cotejo, pero el silbante Miguel Ángel Ayala y sus auxiliares, determinaron que no se suspendiera. El momento chusco para la afición se dio cuando el fuerte viento provocó que el túnel inflable que resguarda la entrada y salida de jugadores del vestidor, saliera volando por los aires hasta la zona de Preferente, mientras que varios trabajadores desesperados iban tras él para volver a colocarlo en su sitio.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×